La Dirección de Presupuestos (Dipres) presentó el Informe de Finanzas Públicas correspondiente al cuarto trimestre de 2020.

“El año 2020 enfrentamos la crisis económica más profunda de nuestra historia reciente. Se espera una caída de 6% en el Producto Interno Bruto y la tasa de desempleo se ha elevado a niveles de dos dígitos alcanzando un 10,3%, es decir, 920 mil personas sin empleo”, sostuvo la repartición.

Las consecuencias de este shock negativo se han traducido también en “desafíos fiscales”.

Los ingresos del Gobierno Central del año 2020 disminuyeron un 8,4% mientras el Gasto Público creció un 11% en el mismo periodo.

“Esto se explica principalmente por el aumento del gasto corriente en 14,6%, que compensó una caída de la inversión pública que se desplomó un 8,9%, producto de las medidas de confinamiento y cuarentena que desplazaron el desarrollo y/o inicio de los proyectos”, detalló la Dipres.

Matías Acevedo, director de Presupuestos, comentó que “sin duda, ningún país, empresa y familia no ha sido afectado de alguna forma por esta crisis”.

“Para el Estado no es distinto: el déficit de Balance Efectivo entre ingresos y gastos alcanzó a 7,4% del PIB, la cifra más alta que se tiene registro desde 1973″, planteó, destacando los “importantes esfuerzos que el Gobierno ha desplegado” para paliar los efectos de esta crisis económica.

“Las medidas de apoyo del Gobierno han sido destacadas por numerosas instituciones internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial y recientemente por la OCDE, tanto por su oportunidad y su audacia”, señaló Acevedo.

En términos de Balance Estructural, se estima que la meta de 3,2% se habría cumplido, registrando un cierre preliminar de 2,7% del PIB.

Con todo, sostuvo la Dipres, para el año 2021 “las proyecciones económicas indican una importante recuperación”: se espera un crecimiento de 5,0%, el cual considera una expansión de 8,8% de la Demanda Interna, lo que permitirá una mejora en las perspectivas fiscales respecto a lo anticipado en el informe de septiembre de 2020.

“Este año lo hemos definido como una etapa de transición, donde se mantendrá el impulso extraordinario para apoyar la recuperación económica y del empleo. (…) El acceso a las vacunas, la calidad y oportunidad de los paquetes económicos implementados, sumado a la situación del país previo a la crisis, son los principales factores que determinarán la velocidad de recuperación de las economías del mundo”, expresó Acevedo.

Ley de Presupuestos

En noviembre de 2020 se aprobó la Ley de Presupuestos 2021, denominado el “Presupuesto del Trabajo y la Recuperación de Chile”.

Los principales resultados de la discusión presupuestaria se pueden resumir en cuatro puntos, resumió la Dipres:

1. Se respetó el marco de entendimiento del acuerdo del 14 de junio, cerrando la tramitación del presupuesto con el marco de gasto con el cual ingresó el proyecto de ley al Congreso.

2. Se materializó un esfuerzo de evaluación de programas y austeridad, donde 1 de cada 6 pesos del presupuesto (gasto variable), que en monto alcanzan los USD 2.270 millones, se reasignaron a las prioridades ciudadanas más urgentes.

3. En un contexto de menor actividad económica, se aprobó el presupuesto con el mayor impulso fiscal de América Latina (según FMI).

4. El Congreso aprobó un presupuesto con recursos extraordinarios por USD 5.500 millones establecidos en un fondo flexible, que permite movilizar recursos a transferencias directas y/o inversiones dependiendo de cómo se desarrollen las restricciones de confinamiento.

Por último, el director de Dipres remarcó que “este año será el de la recuperación de la capacidad de crecimiento y del empleo”.

“Debemos retomar con sentido de urgencia el círculo virtuoso del crecimiento económico, la recuperación de los más de un millón de empleos destruidos y un nivel de recaudación fiscal, que permita financiar la importante agenda social que los chilenos necesitan. (…) La responsabilidad fiscal y social no compiten, van de la mano (…)”, finalizó Acevedo.

/psg