Entre enero y el 20 de julio de 2022 se han retirado voluntariamente 703 oficiales y suboficiales de Carabineros. Un registro que representa un fuerte incremento en comparación con el mismo periodo de tiempo del año anterior, en el que la cifra no superó los 560. Este aumento mantiene en alerta a la institución policial. Según reveló La Tercera Sábado, la incertidumbre institucional, el exceso de carga laboral y una amplia oferta en el mundo privado son las tres razones que se repiten entre efectivos que dejaron Carabineros.

Desde el Ministerio del Interior -consultados por este medio- descartaron referirse al tema. Sin embargo, desde la Subsecretaría del Interior precisaron que están trabajando como gobierno para incentivar un mayor ingreso a Carabineros, sobre todo a la Escuela de Suboficiales, tal como lo mencionó en junio el Presidente Gabriel Boric, durante su primera cuenta pública, cuando fijó como desafío aumentar las postulaciones a en un 40%, de cara al 2023.

Pero lo cierto es que las cifras causaron reacciones en la oposición, desde donde acusaron una falta de respaldo político del actual gobierno a la institución. El jefe de la bancada de diputados UDI e integrante de la Comisión de Seguridad de la Cámara, Jorge Alessandri, y su par Cristhian Moreira, señalaron que el retiro de los 703 funcionarios policiales “es el resultado del nulo respaldo político que este gobierno le ha entregado a Carabineros”.

Además, advirtieron que la deserción podría aumentar en caso de ganar el Apruebo en el plebiscito constitucional, considerando que la propuesta de nueva Constitución “no hace ninguna mención a la institución y, por el contrario, les elimina su carácter de militarizada”.

En esa línea, los parlamentarios hicieron un llamado al gobierno a adoptar “un plan que permita fomentar la permanencia de los funcionarios en la institución” y a terminar con la “incertidumbre que han generado sobre Carabineros”.

Por su parte, el diputado de Evópoli, Francisco Undurraga, aseguró que esta situación representa “la carencia de cambios profundos en la institución”. Ante ese escenario, precisó en la necesidad de otorgarle a Carabineros “mayores garantías para el desarrollo de sus funciones”, ya que -explicó- la falta de ellas es “lo que hoy tiene como resultado este déficit de carabineros en las calles en momentos cruciales para nuestro país en materia de seguridad”.

El diputado José Miguel Castro (RN), también integrante de la Comisión de Seguridad, en tanto, aseguró que “era esperable que esto pasara”.

“Primero, porque teniendo a un Jefe de Estado y su ministra del Interior, que a través de toda su carrera política han criticado a las fuerzas de seguridad, esto termina siendo un factor importante para que Carabineros no se sienta debidamente respaldado”, explicó.

Además, agregó que si bien el actual gobierno “hace grandes anuncios en materia de seguridad, cuando llega el momento de entregar respaldo sólido, público, o bien cuando se requiere acudir ante la justicia para sancionar a quienes agreden y lesionan a Carabineros, no se hace mucho”.

En esa línea, el senador y presidente del Partido Republicano, Rojo Edwards, afirmó que los funcionarios de la institución son “objeto de una persecución sistemática, e incluso constitucional”, y emplazó al gobierno a dar una “señal clara de respaldo”, la cual “permita detener este éxodo porque nadie, nunca, debería ser humillado y agredido por realizar su trabajo”.

Pero no solo en la oposición se refirieron al tema, el jefe de bancada de los diputados del Partido Socialista (PS), Marcos Ilabaca aseguró que ven con preocupación el retiro de los funcionarios, “este hecho va en la línea contraria a lo que venimos solicitando al Gobierno: fortalecer el Estado de Derecho”. Ilabaca, calificó esto como una mala noticia, por lo que sostiene que “el gobierno debe entregar un fuerte apoyo, no sólo de palabra, sino real. Con el fin de revertir esta preocupante situación”.

En esa línea, el diputado Jaime Naranjo (PS), cree que el Gobierno “tendrá que hacer toda una acción de apoyo en la motivación para que las personas quieran reincorporarse nuevamente a Carabineros”. A juicio de Naranjo, probablemente muchos de los funcionarios que solicitan su retiro lo hacen “cansados de que los altos mandos hagan abusos y atropellos y mal utilicen los recursos económicos mientras ellos son expuestos en la calle”.

Jorge Burgos, exministro del Interior y exintegrante del Consejo Asesor de la Reforma de Carabineros -que fue modificado por la actual administración-, calificó como preocupante esta situación. “El ambiente de conmiseración y justificación de la violencia que surgió post 18 de octubre, ha tenido inevitablemente consecuencias y una de ellas puede estar en la base de este aumento”, explicó.

Junto con eso, Burgos criticó a las actuales autoridades, quienes, a su juicio, “durante mucho tiempo hablaron de refundación, y reprocharon apuradamente, cualquier acción destinada a reponer el orden alterado, hoy desde el gobierno han cambiado ese discurso, bien me parece”. Respecto a medidas a tomar, la exautoridad sostiene que detener la salida temprana de los funcionarios “sólo surgirá de la re valorización de la labor de las policías”, para lo cual señala que “la propuesta constitucional, poco ayuda en crear ese ambiente”.

/psg