Si bien un desempeño sexual pobre en la intimidad puede tener muchas causas, tanto en hombres como en mujeres el mal sexo tiene un culpable en común: el trabajo.

Una investigación publicada en el International Journal of Impotence Research reveló que las mujeres que sufren estrés laboral desencadenado por un jefe hostil o fechas límite de entrega, pueden presentar más dificultades para disfrutar el sexo debido a la sequedad vaginal y la falta de orgasmos.

En los hombres, el agotamiento laboral y el desgaste impiden que tengan erecciones fuertes y sostenidas, lo que a su vez desencadena una tendencia a beber alcohol que puede agravar la disfunción eréctil.

Durante seis meses, los investigadores monitorearon la vida sexual de 251 médicos griegos, 143 hombres y 108 mujeres con 31 años de edad en promedio. Encontraron que mientras el agotamiento influye negativamente en la actividad sexual masculina, la tensión laboral está correlacionada con los problemas sexuales femeninos.

“Éste es el primer estudio que examina el efecto del agotamiento en la función sexual” de hombres y mujeres, señalan los investigadores, quienes también hacen un llamado a poner más atención en las relaciones personales y los objetivos de vida que no están directamente relacionados con la carrera profesional.

/gap