Fue presentado el 4 de mayo en la Plaza de la Constitución y con la ministra del Interior, Izkia Siches, a la cabeza: el “Plan 700″, iniciativa que involucraría el despliegue de esa cantidad de carabineros en 17 comunas del país. “Estos funcionarios van a reforzar la labor clave para la prevención del delito, como controles y fiscalizaciones y patrullajes, es decir, estarán donde más nos han pedido los vecinos y vecinas, en la calle previniendo los delitos”, dijo ese día la jefa de gabinete, flanqueada por alcaldes, cientos de efectivos policiales y los subsecretarios Manuel Monsalve (Interior) y Eduardo Vergara (Prevención del Delito).

A casi un mes del anuncio, la iniciativa tiene evaluaciones positivas, pero también negativas. Desde un inicio las comunas que quedaron fuera de esta intervención criticaron la medida por no incluirlas, y quienes fueron beneficiados la valoraron, pero también advirtieron que si bajaban los delitos y después les sacaban a estos carabineros de refuerzo, los índices volverían a subir. En Carabineros, por su parte, el balance siempre ha sido bueno porque va en la línea de ayudar a descomprimir el trabajo diario de las comisarías.

Las dotaciones de las comisarías nunca se tocaron. Así lo reconocen en la policía uniformada y también lo explicaron desde un inicio en el Ministerio del Interior, pues estos 700 efectivos saldrían, por una parte, de la Escuela de Suboficiales y, por otra, de labores administrativas. Así se lograría reforzar con patrullajes constantes en las 17 comunas a las que se destinó esta mayor dotación, sin que eso significara sacar efectivos de una unidad policial, para beneficiar a otra.

La Tercera PM revisó la información disponible públicamente en el Sistema Táctico de Operación Policial (STOP) de Carabineros, donde se agrupa la estadística vinculada a los casos policiales, tanto por delito, como a nivel comunal por comisaría. Esta se divide por semana y, según una última actualización, solo están disponibles los datos, hasta el 29 de mayo, por lo que los últimos siete días del plan no se incluyeron en el análisis de esta publicación.

De esta manera, en términos porcentuales, los casos policiales aumentaron o se mantuvieron en un 53% de las comunas durante las cuatro primeras semanas de la implementación de este plan de reforzamiento. En el desglose queda así: subieron en Maipú, Pudahuel, Renca, La Pintana, Arica, Iquique, Coquimbo y Concepción, es decir en ocho comunas. Mientras en Santiago, Recoleta, Quilicura, Huechuraba, Puente Alto, San Bernardo, Estación Central y Valparaíso, bajaron. Sólo se mantuvo el índice de delitos en Cerro Navia (ver infografía).

Consultado Carabineros y el gobierno para saber si el plan se mantendrá en las comunas en que aumentaron los casos policiales, estos declinaron referirse al tema.

La reacción de los alcaldes

Maipú, por ejemplo, registró un aumento en los casos policiales de un 28%, al compararse la primera semana del refuerzo con la última que está disponible en el STOP. El alcalde de Maipú, Tomás Vodanovic (RD), indicó que “por supuesto los problemas de seguridad que tenemos en la comuna y en el país son complejos y tienen muchas dimensiones, por lo que un aumento de la dotación policial ayuda, pero no es una solución absoluta”, agregando que a pesar de que el anuncio de fue el 4 de mayo, “el plan se puso en marcha hace menos de un mes -los nuevos efectivos llegaron el 10 de mayo- por lo que es algo pronto para hacer la evaluación”.

En Concepción, los casos policiales aumentaron, pasando de 171 a 188. El jefe comunal, Álvaro Ortiz (DC), advirtió que “queda bastante aún por hacer. El aumento de contingente policial, que por cierto se ha focalizado en barrios específicos, lógicamente ha disminuido el reporte de incivilidades y hechos delictuales de parte de la comunidad, sin embargo, es necesario ampliar la cobertura a otros territorios que también requieren atención y que el despliegue sea permanente y no responda a necesidades puntuales”.

Santiago, en tanto, es una de las comunas donde bajaron los casos. Esta zona cuenta con cuatro comisarías, donde los casos policiales pasaron de 440 a 401, lo cual fue valorado por la alcaldesa de la comuna, Irací Hassler (PC). “Ciertamente el aumento de Carabineros ha contribuido positivamente. Disminuir los delitos y mejorar la sensación de seguridad de los vecinos y vecinas de la comuna ha sido uno de nuestros principales objetivos. Hemos generado una muy buena colaboración entre distintas instituciones públicas y privadas para abordar este problema social”, dijo.

Por su parte, Karina Delfino (PS), alcaldesa de Quinta Normal, insistió en sus críticas al gobierno por no reforzar su comuna. “Fue bastante injusto, porque nosotros hemos tenido un aumento de delitos particularmente muy violentos en el último año y de hecho somos la comuna que más aporta en cantidad de delitos al STOP, eso en cuanto a la prefectura occidente y por lo mismo nosotros creemos que necesitábamos mayor dotación policial, tenemos solo 130 carabineros para abarcar toda la comuna que tiene más de 150 mil habitantes”, dijo.

Se espera que durante los próximos días, Carabineros e Interior llevan a cabo un balance sobre el plan, donde se anunciarán las nuevas comunas a reforzar o si se mantendrán en las zonas en que subieron los delitos.

/psg