Un total de 12.051.556 personas, habían consultado hasta ayer sus datos en el portal del Servicio Electoral (Servel), cifra no menor si se considera que el voto será obligatorio en el Plebiscito de salida del próximo 4 de septiembre.

Así quedó establecido en diciembre del 2019, en la Ley 21.200 de reforma constitucional que modifica el capítulo XV de la Constitución y donde se señala que “el sufragio en este Plebiscito será obligatorio para quienes tengan domicilio electoral en Chile”.

Según el padrón electoral de esta elección, están habilitadas para sufragar 15.076.690 personas en Chile. “Nuestra expectativa es que ojalá superemos la cifra de los votantes de la segunda vuelta del año pasado que fue el récord en votaciones en Chile”, dijo este jueves el presidente del Consejo Directivo del Servel, Andrés Tagle, número que equivale a más de 8 millones de personas.

¿Qué ocurre si no voto?

Sin embargo, los expertos coinciden en que la obligatoriedad del voto no asegura necesariamente la concurrencia de las personas a las urnas. Para quienes no voten, la ley estipula que deberán pagar “una multa a beneficio municipal de 0,5 a 3 unidades tributarias mensuales”. Montos que van desde los $29 mil hasta los $176 mil, aproximadamente.

Pese a ello, los ciudadanos podrán justificarse de no asistir por motivos como enfermedad, ausencia del país o por encontrarse el día del Plebiscito a más de 200 kilómetros de su domicilio electoral.

También se considera entre las causales algún otro impedimento grave, “debidamente comprobado ante el juez competente, quien apreciará la prueba de acuerdo a las reglas de la sana crítica”. Además, se fija que “el conocimiento de la infracción señalada corresponderá al juez de policía local de la comuna donde se cometieron tales infracciones”.

Al respecto, Tagle explicó que “el Servel tiene la obligación de denunciar a todos los que no votan, sin excepción, no hay excusa ante el Servicio Electoral. Tampoco la constancia de Carabineros significa una excusa, simplemente es una constancia de que está en ese lugar a más de 200 kilómetros (de su local de votación) para presentarla posteriormente ante el juez de policía local”.

“Así que los jueces de policía local van a citar a las personas y ahí tienen que presentar las excusas”, explicó, añadiendo que “es el juez el que ponderará las causas y fijará las multas”.

Los tiempos del proceso

Es importante señalar que el Servel cuenta con un plazo de un año para denunciar a las personas que no voten el día del Plebiscito, tras lo cual se iniciará el proceso a cargo de los juzgados de policía local.

“Evidentemente este proceso es una recarga importante para el trabajo de los juzgados de policía local, que significará la realización de trabajos extraordinarios o personal adicional, si la municipalidad puede hacerlo, para poder notificar a quienes no votaron, recibir sus eventuales excusas, sancionar si fuere el caso, y cobrar la multa”, detalló a Emol el pro secretario de la Asociación de Municipalidades de Chile (Amuch), César Rojas.

Y si bien los tiempos dependen de la realidad de cada juzgado, Rojas indicó que “la experiencia de procesos anteriores es que, si bien esto no es rápido, se logra notificar a todos los presuntos infractores”.

No por ello, el tema no deja de inquietar a los municipios, desde donde ven con preocupación que la participación pueda verse afectada por el desconocimiento de las personas sobre los cambios en los locales de votación -establecidos por georeferenciación- y por la asignación de nuevas mesas receptoras de sufragios. Todo con el fin de acercar a los electores a su domicilio electoral.

En ese contexto, la Amuch se reunió ayer con el Servel para manifestar la colaboración de las municipalidades en informar a los electores, pero también respecto al traspaso de información a los juzgados de policía local, a través de un proceso digital para facilitar el proceso.

“Como Amuch estamos trabajando con muchos juzgados de policía local para establecer un sistema digital. La experiencia que hubo en la última oportunidad en que el voto era obligatorio es que el nivel de denuncias que tenía que hacer el Servel era importante en relación a la gente que no sufragaba, el porcentaje era alto”, dijo el abogado Rojas.

Campaña informativa

La preocupación por la campaña informativa sobre el voto obligatorio y el cambio de locales de votación, también ha sido manifestada por personeros Chile Vamos, sector que ayer también concurrió al Servel para solicitar al organismo que incremente la difusión de información e incluso proponiendo algunas medidas.

Tras las citas -separadas- con el Servel, los secretarios generales de Chile Vamos y diputados de la UDI, aseguraron que el organismo intensificará las campañas informativas en radio y televisión, y otros medios de información como el call center con el fono 600 6000 166.

En todo caso, desde el organismo recuerdan que la campaña comunicacional se inició con el llamado al Plebiscito, considerando spots de televisión, frases radiales en todas las radioemisoras del país, vía pública y una campaña digital en medios y redes sociales.

Se planificó además un incremento de la exposición en medios a partir del 13 de agosto, para aumentar la recordación y hacer un llamado directo a la revisión de los datos electorales y del voto obligatorio como eje de la campaña. Y a través de afiches en servicios públicos, se invita a las personas a consultar datos electores y dudas por distintos canales del Servel.

No obstante, en la oposición han puesto el foco en la campaña informativa desplegada por La Moneda, la cual acusan que ha sido deficiente en esta materia. “Le pedimos al Gobierno que con la misma fuerza que hace proselitismo electoral en favor de su opción, emplee el presupuesto que debe tener a su disposición para informar a los chilenos su domicilio electoral, dónde tiene que votar y es importante el tema de la obligatoriedad del voto”, dijo ayer el secretario general de RN, Diego Schalper.

Este jueves además, un grupo de ex convencionales de Vamos por Chile, Manuel José Ossandón, Constanza Hube, Hernán Larraín Matte, Bárbara Rebolledo y Pablo Toloza, lanzaron la campaña “Todo Chile Decide”, poniendo énfasis en la obligatoriedad del voto y los cambios en los locales de votación y pidiendo al Ejecutivo informar aquello.

Y si bien el calendario del Gobierno contemplaba que se comenzaría con fuerza la parte de los aspectos más prácticos de la elección el 15 de agosto, en el oficialismo reconocen que se dilató ante el énfasis que se ha puesto en la etapa informativa de los contenidos de la propuesta de nueva Constitución.

En la tarde, en tanto, el Gobierno lanzó un nuevo spot de su campaña “Chile Vota Informado”, centrado en los capítulos que componen la propuesta de nueva Constitución, además de recordar dónde descargar el texto, que el voto es obligatorio y que se debe revisar el local de votación. Pieza que se estrenó la noche del jueves en señal abierta y en horario prime.

“Es importante que las personas se apropien del texto y que puedan navegar en él para encontrar los temas que son de su interés. La información es poder y es fundamental que este 4 de septiembre la ciudadanía se dirija a votar de manera informada, libre y empoderada por cualquiera de las dos opciones”, señaló la ministra vocera de Gobierno, Camila Vallejo.

Mientras que el titular de la Segpres, Giorgio Jackson, precisó que “cuando las autoridades de Gobierno se han desplegado por distintos lugares del país, las personas nos han transmitido el interés de tener la propuesta de nueva Constitución para que así puedan votar de forma informada, Apruebo o Rechazo, en el Plebiscito del 4 de septiembre. Y precisamente en este nuevo spot se hace una invitación para conocer en detalle el texto que se propone”.

/psg