El próximo 11 de abril, más de 25 millones de peruanos elegirán al presidente entre un ramillete de 18 candidatos entre los que destacan el excongresista del centrista Acción Popular Yonhy Lescano, el empresario célibe de derechas Rafael López Aliaga, la líder de izquierda Verónika Mendoza, el economista Hernando de Soto, el exportero de fútbol George Forsyth y Keiko Sofía Fujimori, que se postula por tercera vez al cargo.

Perú atraviesa la segunda ola de la pandemia del Covid-19, que hasta el momento ha dejado más de cien mil muertos, y cuyo proceso de vacunación acaba de empezar, y han sido vacunadas 400.000 personas. Es por ello que la elección se hará en horarios escalonados y el Estado se ha comprometido a vacunar a los miembros de mesa como incentivo para que participen las 12 horas que durarán los comicios de primera vuelta.

«Es una elección sui generis porque no ha habido un contacto entre los electores y los candidatos a la presidencia debido a la pandemia. Es una campaña muy extraña porque hay menos propaganda visual, lo que ha acentuado a falta de representación política y por tanto ha aumentado la fragmentación que se expresa en cifras bajas de los candidatos que encabezan las encuestas», dijo al ABC la directora de Opinión del Instituto de Estudios Peruanos (IEP), Patricia Zárate.

Según la última encuesta del IEP, hay un empate séxtuple en el primer lugar entre Lescano, López Aliaga, Mendoza, De soto, Forsyth y Keiko Sofía Fujimori y no se podía determinar aún con certeza que candidatos pasarán a la segunda vuelta que se realizará el primer domingo de junio.

«En Perú, parece que jugáramos a hacer elecciones porque al final, decides por quien votas sin saber porque votas por X, Y o Z. Menos conoces sus candidatos al congreso. De hecho, no sabemos con claridad hasta hoy quienes van a la segunda vuelta”, agregó Zarate.

La pasada semana se realizó el debate presidencial dividido en 3 jornadas donde participaban seis candidatos por tanda y donde destacaron con claridad Keiko Sofía Fujimori y Verónika Mendoza, seguidas de Alberto Beingolea, el expresidente Ollanta Humala y Julio Guzmán. Por su mal desempeño destacaron López Aliaga, que solo leyó papeles; De soto, por atribuirse hechos que no ha realizado y Acuña por repetirse a sí mismo.

Indecisos y fragmentación del Parlamento

Hay un 30 por ciento de peruanos que no ha decidido aún su voto, y de ese universo, la mayoría son mujeres del nivel socioeconómico bajo del Perú urbano y que va de 40 años hasta 65 años, explicó Zárate al ABC.

El mismo día en que se vota a presidente, se elige también a los miembros del Congreso y del Parlamento Andino. Para Zárate, el futuro del próximo presidente frente al Congreso será lo más parecido al infierno de Dante. «Esta vez va a ser el trabajo más demandante del próximo jefe de Estado: negociar todas sus decisiones con un congreso fragmenatdo que pelea principalmente por sus intereses particulares».

En los últimos 5 años, Perú ha vivido una montaña rusa en lo político donde se esperaba que la presidencia sea entregada por Pedro Pablo Kuczynski (PPK), quien renunció en marzo de 2018 y fue reemplazado por su vicepresidente, Martin Vizcarra, con el apoyo de Keiko Sofía Fujimori, que lideraba la bancada mayoritaria en el Congreso.

Relevo de presidentes

Tras ello, Vizcarra se peleó con Keiko Sofía Fujimori (que ha ingresado dos veces a la cárcel) y apoya mediáticamente la investigación del caso ‘Lavajato’ (sobornos pagados por la empresa brasileña Odebrecht). Desde el 2001, todos los exmandatarios peruanos son investigados por el caso ‘Lavajato’: Alejandro Toledo y PPK están con arresto domiciliario, en Estados Unidos y Lima, respectivamente. Ollanta Humala estuvo preso y afronta el proceso en libertad. En abril del 2019, Alan García (1985-90 y 2006-11) se suicidó cuando fueron a detenerlo acusado por formar parte de la red del caso Lavajato.

Vizcarra cerró el Congreso en setiembre del 2019, apelando a la Constitución (si te rechazan dos mociones de censura, tienes esa potestad presidencial) y convocó a nuevas elecciones legislativas en enero del 2020, donde la alianza de Acción Popular, Alianza por el Progreso (César Acuña), Podemos Perú (José Luna) y Unión por el Perú (de Antauro Humala) lo destituyen en un giro de película por lo que hizo cuando fue gobernador regional en Moquegua, en setiembre del mismo año.

Manuel Merino, de Acción Popular, sucedió a Vizcarra y fue destituido 5 días después por masivas protestas a nivel nacional después de que la policía matara a los estudiantes Inti Sotelo y Bryan Camargo. En noviembre del año pasado, y en plena pandemia, Perú tuvo tres presidentes en una semana: Vizcarra, Merino y luego Francisco Sagasti, del partido Morado, quien formó parte de la bancada que votó en contra de destituir a Vizcarra.

Lo único seguro en las elecciones del domingo próximo en el país andino es que cualquier puede ganarlas y que hasta hoy no hay un claro sucesor para el presidente interino, Francisco Sagasti.

/gap