Desde la comuna de Santiago, el ex presidente Ricardo Lagos manifestó su preocupación por el texto constitucional que se vota en este Plebiscito, además de analizar el camino que debiera tomar el país, independientemente del resultado que muestren las urnas.

A la salida del Instituto Superior de Comercio Eduardo Frei Montalva, donde acudió a sufragar, la ex autoridad señaló que esta “es una votación trascendente como pocas veces para Chile, y en consecuencia la mayor participación es lo que da mayor legitimidad a los que el ejercicio cívico están haciendo hoy todos los chilenos y chilenas a lo largo de Chile”.

“De lo que se trata es de aprobar o rechazar un texto constitucional, y en consecuencia lo importante es entender que lo que vamos a estar aprobando es la ley de las leyes. Una carta constitucional significa las normas por las cuales, civilizadamente, los ciudadanos y las ciudadanas de Chile resolvemos nuestras diferencias, naturales en toda sociedad. Y las normas para resolver esas diferencias, tienen que tener un alto grado de legitimidad y un alto grado de participación, ese es el tema central de lo que se vota hoy”, añadió.

Tras ello, Lagos dijo “en ese contexto, señalo mi inquietud, que me temo que lo que debía haber sido una fiesta de reencuentro de los chilenos, ha terminado siendo un proceso donde Apruebo y Rechazo, son muy equivalentes. Y esto me preocupa enormemente, porque tenemos los chilenos que ser capaces de tener convergencia y unidad. Si no lo logramos ahora, de inmediato, querrá decir que el día 5, mañana, empezará también un nuevo debate constitucional en Chile”.

En esa línea, comentó que “ganando el Apruebo van a haber temas para reformar, y ganando el Rechazo hay que cómo se sigue el proceso, lo importante es entender que el día lunes, dado que algunos van a aprobar y reformar, habrá también entonces una convergencia de todos para mañana comenzar un nuevo debate constitucional. Y esto creo que es muy importante, que los chilenos podamos actuar con una sola voz frente al tema que vamos a estar definiendo para la Constitución que nos guíe los próximos treinta, cuarenta o cincuenta años”.

Con todo, aseguró que una vez finalizada la votación “hay una gran responsabilidad, y estoy seguro de que el Presidente Boric, como lo dijo hoy en la mañana, va a ser capaz de afrontar las definiciones que tiene que hacer por el bien de Chile”.

“Lo que tenemos acá es un estado de odiosidad con motivo de este ejercicio, y eso no es viable en una sociedad civilizada. Esta noche vamos a dar una lección también al mundo, porque digámoslo, el mundo no está mirando (…). Tenemos que ser capaces de estar todos atentos a lo que diga el Servicio Electoral y atenernos a ello, no hay necesidad de salir a las calles a defender nada”, concluyó.

Finalmente, el ex Mandatario evitó entregar detalles sobre su voto.

/psg