La inflación ha comenzado a dar señales de desaceleración. El registro de octubre de 0,5% se ubicó por debajo de las expectativas del mercado y llevó a que la inflación anual retrocediera de 13,7% a 12,8%, siendo la segunda reducción consecutiva luego de que en agosto alcanzara un peak de 14,1%.

Esto de inmediato provocó una reacción en el mercado: lo primero es que las proyecciones para el cierre de 2022 pasaron de ubicarse sobre 13% a un nivel más cercano a 12%.

Pese a esta reducción los precios se mantienen altos y eso se muestra en distintos indicadores uno de ellos es el gasto de las personas en restaurantes.

El estudio elaborado por Edenred- a partir de los datos proporcionados por el uso del Ticket Restaurant de la compañía— detalla que durante el tercer trimestre del año (julio-septiembre) el valor de los almuerzos en restaurantes aumentó en un 18,5% con respecto al mismo periodo del año pasado.

Durante el primer semestre, el consumo promedio con tarjeta Edenred en restaurantes fue de $6.435, mientras que en el tercer trimestre es de $7.106. Es decir, un 10,4% más alto.

Otra variable que considera este análisis es el aumento en el precio de los alimentos que se compran en supermercados. En ese caso, el consumo promedio durante el primer semestre fue de $29.457, mientras que en el tercer trimestre (julio-septiembre) se elevó a $30.883, lo que significa un aumento de un 5%.

En cadenas de comida, en tanto, el promedio durante el primer semestre fue de $7.086, mientras que en el segundo semestre fue de $7.617; es decir, aumentó un 7%.

En cuanto a la proporción en que se utiliza este beneficio, el uso en supermercados en el segundo trimestre aumentó 0,4%. El alza afectó mayormente al uso de la tarjeta en restaurantes, que observó una baja en la proporción de uso.

Según explica Cristián Briceño Ribot, gerente de Marketing de Edenred, “el alza del valor del consumo promedio está directamente relacionado con el fenómeno de la inflación”, por lo que “no es que las personas estén necesariamente comprando más productos, sino que el aumento de los precios se nota directamente en su bolsillo”.

/psg