Si bien el bajo registro inflacionario en junio (0,1%) sembró dudas respecto a que el Banco Central aplicara un ajuste en la Tasa de Política Monetaria (TPM) en su reunión de ayer, lo cierto es que la decisión tomada por el consejo del instituto emisor era una medida esperada por buena parte del mercado.

Es que tras dos años y medio en su mínimo técnico (0,5%), la unanimidad de los miembros del consejo presidido por Mario Marcel acordó incrementar la tasa de interés en 25 puntos base, hasta 0,75%.

“La brecha de actividad continuará cerrándose rápidamente, de la mano de un alto impulso fiscal y un fuerte dinamismo del consumo. Esto genera las condiciones para una reducción del impulso monetario”, señaló el Banco Central.

Se trata del primer movimiento de la tasa rectora desde el 31 de marzo de 2020, el Banco, tras recortar en 50 puntos base, la dejó en 0,5%. Esto, luego de que se detectaran los primeros casos de covid-19 en el país e iniciara la crisis socioeconómica derivada de la pandemia.

Con todo, en ente rector sostuvo que “la política monetaria continuará acompañando la recuperación de la economía”, anticipando que la TPM estará por debajo de su valor neutral (de 3,25% a 3,75%) durante todo el horizonte de política monetaria, que son dos años.

Bice Inversiones señaló en un comentario enviado a clientes que que espera que el Banco Central siga ajustando al alza la tasa de referencia este año y proyecta que la ubique en 1,25% a fines de 2021.

“Estimamos que las autoridades del BCCh seguirán ajustando al alza su TPM durante los próximos meses”, dijo. De todas formas, indicó que el ajuste sería gradual, resaltando que el horizonte de política de dos años aún se ubicaría bajo el nivel neutral”.

“De esta mañana, este año finalizaría en un nivel cercano al 1,25% y el próximo al 2,5%, acotó.

Por su parte, el banco estadounidense JP Morgan, también en un reporte a clientes, destacó que “el consejo prevé que la TPM se mantenga por debajo de su valor neutro a lo largo del horizonte de dos años”, lo que “está en línea con nuestro caso base, con énfasis en el ritmo de recuperación económica, el mercado laboral y la inflación”.

“El tipo de interés oficial debería converger al 1,5% en diciembre”, sostuvo la entidad. Mientras que para diciembre de 2022 espera que la tasa referencial se sitúe en 3%, ligeramente por debajo del rango neutral.

“Pero, dejando a un lado la función de reacción de la Fed, la previsión del tipo de interés oficial para 2022 depende en gran medida del ajuste fiscal estructural que se procesará el año que viene, que a su vez depende del resultado del ciclo electoral y de la nueva Constitución”, acotó.

Mientras que BanChile Inversiones aseguró que “son poco probables los escenarios cercanos a los límites del corredor y que la TPM estará por debajo de su valor neutral durante todo el horizonte de política de dos años. De esta manera, se espera una normalización gradual de la TPM”.

En tanto, Scotiabank comentó que “el Banco Central optó por iniciar tempranamente el proceso de normalización sustentado en una recuperación económica heterogénea y conducida por consumo privado”.

Tras ello, añadió que “si bien el proceso de alza en la tasa de política se inicia antes de lo que anticipábamos, no esperamos que supere 1,0% a diciembre 2021, tal como nuestro escenario base. La próxima alza ocurriría en la reunión del 13 de octubre o del 14 de diciembre”.

Además, expresó que el Banco Central el “señala que ha descartado el límite superior del corredor de la TPM presentado en el IPoM de junio lo que implícitamente indicaría que quedaría solo un alza más de 25 pb. el resto del 2021, por ahora”.

Por otra parte, si bien en la Encuesta de Expectativas Económicas (EEE) publicada previo a la reunión de ayer se esperaba que se mantuviera la tasa en su mínimo técnico un tiempo más, los analistas consultados estimaron que esta terminaría 2021 en 1%. Mientras que las entidades consultadas en la última Encuesta de Operadores Financieros (EOF) proyectaron una TPM en 1,5% a fin de año.

/psg