Rusia calificó este miércoles de “histérica” la reacción de Polonia y de otros países al incidente del misil que el martes mató a dos personas en territorio polaco, e insistió en que el cohete, identificado en Moscú como un proyectil antiaéreo S-300, fue lanzado por Ucrania, lo que más tarde fue confirmado por Varsovia.

“Tiene sentido destacar la reacción contenida y más profesional de Estados Unidos y su Presidente (Joe Biden)”, que contrastó con la “absolutamente histérica de Polonia y una serie de otros países”, dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, en su rueda de prensa telefónica diaria.

El Mandatario estadounidense afirmó que es “poco probable” que el misil que impactó en Polonia hubiese sido disparado desde Rusia y adelantó que el G7 y la OTAN apoyarán la investigación del Gobierno polaco sobre el incidente antes de dar “más pasos”.

Peskov subrayó que “los polacos tuvieron todos los medios posibles para informar de inmediato de que se trataba del resto de un cohete S-300, y por tanto todos los especialistas hubieran entendido inmediatamente que no podía ser un misil relacionado con las Fuerzas Armadas de Rusia”.

Aludía al hecho de que los S-300 son misiles antiaéreos y, aunque son de fabricación rusa, también son utilizados por Ucrania.

“Seguramente habrá que pedirles a las autoridades polacas que sean más mesuradas, equilibradas y profesionales cuando hablen de temas tan sensibles y peligrosos”, señaló el portavoz.

Peskov denunció además que el incidente con el misil ha causado una “injustificada reacción rusófoba”.

/psg