Un informe técnico requerido por la Subsecretaría de Redes Asistenciales al departamento de equipamiento médico del Minsal reveló que e los 515 ventiladores mecánicos donados por la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), 32 se encuentran operativos en la red asistencial.

Según un reportaje de La Tercera, los equipos —que provienen de China y fueron donados a mediados de 2020 por la CPC— costaron 10.000 millones de pesos y fueron adquiridos previo visado y autorización del Minsal.

El documento sostiene que de los respiradores adquiridos, sólo estaban operativos 28 ventiladores de la marca Aeonmed y cuatro de la marca Mindray. De los otros 483 restantes, 172 equipos sí fueron distribuidos y utilizados en las distintas Unidades de Paciente Crítico (UPC) del país mientras que 343 se encuentran en bodegas debido a que se les encontraron fallas que impidieron ponerlos en uso u obligaron su retiro.

Desde la Subsecretaría de Redes Asistenciales señalaron a La Tercera que si bien algunos fueron distribuidos a establecimientos que se encontraban con alta demanda asistencial, “fueron siendo reemplazados por equipos que poseían una tecnología más avanzada”.

Frente a esto, el presidente del gremio, Juan Sutil, señaló que la compra se hizo “con la dirección, autorización y consulta del Minsal, cuyo subsecretario de Redes Asistenciales era Arturo Zúñiga. Y la persona que se entendía con Guillermo Ariztía (representante de la CPC) era el doctor Andrés Llarena, quien decía ‘ok, autorizamos la compra de este equipo’ o nos decían ‘compren tal equipo'”.

“Nosotros recibíamos las propuestas que nos enviaban nuestros representantes, o el embajador de Chile en China, Luis Schmidt. Todo lo que compramos era con el visto bueno de él (Llarena). Estos equipos en su mayoría se usaron y salvaron la vida de mucha gente”, agregó.

El ex subsecretario Zúñiga, en tanto, respondió que ellos veían si es que “cumplían con las características de un ventilador mecánico invasivo, no invasivo o de transporte. En base a eso se les decían las condiciones que debían cumplir y se traían los respiradores, sabiendo que tenían una vida útil más corta, porque no tenían repuestos en Chile. Pero, a la par, venían en camino los otros ventiladores comprados por Salud”.

/psg