La tarde de este lunes, se realizó el debate presidencial de Anatel, el cual es el último cara a cara de los candidatos antes de las elecciones del 21 de noviembre para llegar a La Moneda.

Durante la instancia, los seis abanderados que participaron de la discusión fueron consultados por los llamados “presos de la revuelta”, que hacen referencia a las personas detenidas durante el estallido social.

¿Qué dijeron los candidatos?

Eduardo Artés sostuvo que en su gobierno va a “ver desde un punto de vista legal todas las condiciones para que queden en libertad inmediata, sin ningún tipo de condición“. Además, aseguró que en el indulto incluirá a los condenados, por lo que podrán acceder al beneficio “incluso los que han tenido elementos de defensa frente a la agresión matonesca y brutal de las fuerzas policiales”.

Yanas Provoste, una de las parlamentarias que impulsa el proyecto de indulto, aclaró que “nosotros no tenemos ningún espacio ni contemplación para avalar una situación de violencia respecto de lo que pueda ocurrir en nuestro país. Cosa distinta es respecto de aquellos jóvenes que no tienen causas, que han estado privados de libertad, sin pruebas, sin juicio justo“.

Por su parte, Sebastián Sichel señaló “quiero pedir humildemente, senadora Provoste, diputado Boric, que retiren el proyecto de indulto, ya que genera impunidad. Por las pymes saqueadas, por los carabineros que fueron atacados, por aquellos que pusieron en riesgo su vida, no generen impunidad en Chile”.

Respecto a las manifestaciones, José Anotonio Kast indicó que “si las personas que se quieren reunir no cumplen con los requisitos establecidos en la ley de pedir solicitud para manifestarse adecuadamente, no se van a poder reunir“.

En tanto, Gabriel Boric fue consultado por las barricadas, afirmando que “el Gobierno tiene el derecho de resguardar que sea posible que quien quiera manifestarse pueda hacerlo con seguridad. Lo que nosotros vamos a hacer es garantizar el orden público, con respeto a los derechos humanos“.

Sobre el mismo tema, Marco Enríquez-Ominami respondió que “las barricadas son intolerables, sea donde sea (…) lo que nada tiene que ver con la protesta social, con el sindicalismo en la calle, que es por causas”.

/gap