El presidente de la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras (Abif), José Manuel Mena, habló esta mañana sobre el proceso que iniciará el jueves para que los afiliados puedan solicitar un segundo retiro desde sus fondos de pensiones y que parte de los montos lleguen a sus manos antes de Navidad.

Mena resaltó que espera que sea un proceso “masivo”, en el que “pueden ser 9 o 10 millones de transacciones” y donde podrían retirarse del sistema de pensiones alrededor de US$16 mil millones. En ese sentido, aseguró que el principal mensaje que quiere dar dentro de la “nube de riesgos y situaciones que se están intentado prever” es que “las personas ojalá no concurran a las sucursales y usen los medios digitales que fueron masivamente usados en la vez primera”.

De todas formas, afirmó que “los procesos se han estado verificando y coordinando hace más de dos semanas, y esto tiene que ser impecable en términos de que sea ágil y transparente. La vez anterior la banca estuvo a la altura, y esperamos que esta vez también sea así”.

Dicho eso, expuso sus reparos a los plazos de entrega de los dineros establecidos en la ley: 10 días hábiles desde la solicitud para la primera cuota y otros diez días para la segunda, a partir del primer pago, sumado a que se haya decidido dar luz verde a este segundo retiro durante diciembre, un mes “de alta transaccionalidad”.

Así, recordó que durante lo que fue el peak del primer 10%, fueron cerca de 10 millones las transacciones que se realizaron en pocos días, sin embargo, dijo que ahora a ello también habría que sumarle “otras decenas de millones de transacciones” propias del último mes del año, “por eso, si uno hubiera elegido una fecha, esta es la peor para haber elegido una transaccionalidad tan masiva”.

En ese sentido, Mena recordó que, durante el debate en el Congreso de este nuevo retiro, el Banco Central alertó sobre el posible riesgo de liquidez que se puede dar en medio de esto, dado que diciembre ya es un mes de alta demanda de efectivo producto de la Navidad. “Creo que al presidente del Banco Central no se le escuchó, no se le hizo ningún caso, no hubo ni siquiera un debate al respecto. Ese punto para nosotros es muy grave, y no es la primera vez que pasa”, dijo el líder de la Abif.

“Nosotros quisiéramos que el legislador tuviera presente que no por voluntarismo y no porque algún Twitter así lo pide, se debe legislar en plazos imprudentes, este es un plazo para mí imprudente”, recalcó.

Y subrayó que “aquí lo racional habría sido poner más tiempo, poner prudencia. Si eso es impopular, bueno, pero eso es lo responsable”.

/psg