Una enfermera que trabaja en cuidados intensivos en un hospital de Nueva York fue la primera en recibir la vacuna de Pfizer contra el coronavirus en Estados Unidos.

Se trata de Sandra Lindsay, quien dijo estar “muy esperanzada” tras recibir la inmunización en el Centro Médico Judío de Long Island en Queens.

Así, los hospitales en Estados Unidos empezaron a abrir las valiosas cajas congeladas de la vacuna contra el coronavirus, en un histórico intento por frenar la enfermedad que ya mató a casi 300.000 personas en el país.

La vacuna, elaborada en conjunto por la estadounidense Pfizer y la alemana BioNTech, es la primera en ser aprobada por la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA) y será usada en la mayor campaña de vacunación en la historia del país. Otros países aprobaron la vacuna también, como por ejemplo Gran Bretaña, que empezó a vacunar a su población la semana pasada.

Tras la primera vacunación en Nueva York, la médica que le administró la inyección a Lindsay, Michelle Chester, aseguró sentirse “genial” ante el rápido proceso. “No se sintió diferente de dar cualquier otra vacuna”, apuntó.

El presidente saliente, Donald Trump, celebró la noticia: “La primera vacuna fue administrada. ¡Felicitaciones Estados Unidos! ¡Felicidades a todo el mundo!”, publicó en Twitter.

En tanto, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, también se mostró emocionado en conferencia de prensa: “Esta vacuna es emocionante porque creo que es el arma que terminará la guerra”. Y agregó: “Es el comienzo del último capítulo del libro, pero ahora sólo tenemos que hacerlo”.

Por el momento, esta vacuna no llegará a la Argentina. La semana pasada, el ministro de Salud, Ginés González García, confirmó que no se firmará el contrato con Pfizer, pese a que una semana atrás había pedido autorización en la Anmat para vacunar en el país. “Tengo la sospecha de que hay un problema de disponibilidad, con lo cual no se animan a firmar el contrato”, explicó Ginés sin dar mayores precisiones.

/psg