Temperaturas máximas promedio sobre valores típicos han marcado este invierno en la zona central del país, y particularmente, en la Región Metropolitana. En Santiago, el séptimo mes del año comenzó con las cifras más elevadas de los últimos seis años, superando los 18°C, cifra que aumentó en los últimos días, llegando a 27,9°C este martes a las 15.31 de la tarde.

Raúl Cordero, climatólogo de la Universidad de Santiago, señala que a la fecha, julio de 2021 en promedio es el mes de julio más cálido registrado en Santiago con temperaturas de más de 3 grados sobre valores típicos a la fecha. “Las máximas en los primeros 20 días del mes promediaron más de 18°C, rompiendo la marca previa de 2006. La temperatura máxima en Santiago típicamente debería ser algo inferior a los 15 grados”.

A la fecha, los termómetros han promediado 18.27°C en la Estación Quinta Normal de la Dirección Meteorológica de Chile (DMC), la mayor cifra desde que hay registro meteorológico. En 2006 se registraron 18.22°C, en 1979, 17.6°C, en 1989, 17.5°C y en 2002, 17.5°C.

¿Por qué se produce? Luis Salazar, meteorólogo del Centro Nacional de Análisis de la Dirección Meteorológica de Chile, establece que meteorológicamente hablando, “el fenómeno se produce por un fortalecimiento de la alta presión subtropical semipermanente del Océano Pacífico. Esto no es normal, es poco común, pero ocurre con cierta frecuencia”.

El fenómeno, incluso comenzó antes de julio, e inclusive en invierno. “En los últimos meses, desde el 1 de abril, la temperatura máxima promedio en Santiago ha sido en promedio 20,4°C, casi 2 grados sobre valores típicos. Se trata de las temperaturas más altas registradas para esas fechas, solo tras el récord de 2015, en que la máxima en Santiago entre el 1 de abril y 20 de julio fue de extraordinarios 21,4°C”, establece Cordero.

En los últimos tres meses, se han registrado 17 días acumulados de altas temperaturas, considerando el evento de este martes. Además, los 27,9°C registrados en la Estación Quinta Normal de la DMC representan la cuarta mayor temperatura para un día en particular en julio y la más alta desde 2012, cuando se registraron 28,4°C. “Lo más importante, es decir que en una muestra de 110 años, julio de 2021 ocupe el cuarto lugar de más alta temperatura. Es novedoso”, añade Salazar.

Las altas temperaturas están relacionadas primero, “con la abundancia de días soleados, lo que a su vez es una consecuencia de la falta de precipitaciones que ha caracterizado hasta la fecha a el invierno. En los primeros 20 días del mes se han registrado solo 0.4 mm de precipitaciones”, explica el académico de la Usach.

Las temperaturas son particularmente altas cuando, “la configuración sinóptica favorece el viento desde la cordillera. Cuando el aire desciende desde ésta, se comprime y sube su temperatura. Por eso los vientos desde la cordillera (que reciben nombres como Terral, Raco o Puelche, dependiendo de la zona del país) son siempre vientos cálidos. Los vientos cálidos desde la cordillera ayudan a que en días despejados la temperatura alcance valores extremos para la fecha”, señala Cordero.

Lluvias el fin de semana
A pesar de las altas temperaturas registradas, para el fin de semana, posiblemente desde el sábado, los pronósticos indican que podrían caer algunas precipitaciones y viento, un invierno de “contrastes climatológicos”, sin duda.

Diferentes portales meteorológicos señalan que podría llover incluso hasta el lunes. Si bien aún no está confirmada la situación, “hay algunos modelos meteorológicos que estiman una probabilidad de lluvia en Santiago. El sistema frontal viene del sur. Con el correr de los días, podría fortalecerse u ocurrir lo contrario”, señala Salazar.

La Oscilación de Madden-Julian (MJO) puede favorecer las precipitaciones en los próximos días o semanas. “Cada 2 o 3 meses la presión atmosférica baja en el Pacífico debido a esta oscilación, lo que favorece la formación de tormentas. En las próximas semanas, la MJO estará en una fase favorable, lo que podría generar la llegada de algún sistema a nuestras costas”, explica Cordero.

Salazar añade que esto ocurre porque la atmósfera siempre tiende a buscar un equilibrio, “por lo que si se produce una alta poco habitual, rápidamente los factores cinemáticos de ésta, intentan llevar la situación a la normalidad. El fin de semana volveremos a 15°C o 16°C, que es la temperatura normal de julio”.

A pesar de lo que pueda ocurrir en los próximos días, las perspectivas no son particularmente buenas. “La temperatura de la superficie del Pacífico Tropical se mantiene relativamente fría, lo que no favorece las precipitaciones en Chile, México y algunas zonas de Brasil, donde actualmente se registran duras sequías. Las proyecciones no son positivas, la probabilidad de que ese enfriamiento en el Pacífico Tropical se intensifique y que vuelva La Niña a fin de año aumentó recientemente a 66%”, señala Cordero.

Las escasas precipitaciones, que han favorecido días de altas temperatura este mes en Santiago, muestran hasta la fecha un 84% de déficit en lo que va corrido del invierno meteorológico. Hasta la fecha y con apenas 22,7 mm, se trata del sexto invierno mas seco registrado en Santiago”, explica Cordero.

Sin embargo, “aún se mantienen esperanzas de que la precipitaciones remonten en el tercio final del invierno, como sucedió en 2015, que también tuvo un bimestre junio y julio muy secos (apenas 38 mm), pero cerró con mas de 200 mm”, señala el climatólogo.

/psg