La Bolsa de Santiago cerró la jornada con su mayor retroceso en tres semanas y redujo considerablemente las ganancias que había acumulado en estos cuatro días.

El IPSA, el principal indicador de la plaza local, se despidió de las operaciones en los 4.349 puntos, esto es un retroceso de 1,64% en relación a la jornada local.

La plaza local se desentendió de las nuevas alzas de Wall Street, que se encuentra otra vez en zona de máximos históricos en el S&P 500.

Los expertos atribuyen esta ola de ventas en Chile al principio del fin del periodo de tasas en mínimos históricos. El Banco Central dijo que en su última reunión evaluó subir la tasa rectora en 25 puntos base, a 0,75% y ahora el mercado adelantó para agosto el mes en que el emisor iniciará el endurecimiento monetario.

A esto se suma la compleja situación de Argentina luego que el MSCI ubicó al vecino país por debajo de la clasificación de mercado frontera, para quedar como “stand-alone”. Cabe recordar que hay varias empresas chilenas con operaciones al otro lado de la cordillera.

Y, por último, un tema que genera preocupación es la llegada a Chile de la temible variante delta del coronavirus cuyo anuncio coincidió con el levantamiento de las cuarentenas en 24 comunas del país.

“En la medida que se va conociendo lo riesgosa que es la variante delta del Coronavirus, también el mercado va internalizando el mayor riesgo que esta variante se pueda propagar y, por lo tanto, vaya a afectar el avance en el proceso de desconfinamiento recién anunciado por la autoridad”, dijo Guillermo Araya, de Renta 4.

/psg