WhatsApp es una de las herramientas de comunicación más empleadas por los usuarios. La fuerte penetración de la herramienta hace que, desde hace tiempo, las cuentas de los internautas que la emplean se encuentren entre los principales objetivos de los grupos cibercriminales. Además, al ser una plataforma pensada especialmente para las conversaciones entre dos personas, y que recibe una enorme cantidad de información privada, hay que intentar poner todas las barreras posibles para evitar que alguien que se pase de curioso pueda acceder a su interior. A continuación recogemos un buen puñado de trucos con los que podrás convertir tu WhatsApp en una fortaleza.

Siempre en dos pasos

WhatsApp cuanta con un sistema de verificación en dos pasos, que permite al usuario proteger su cuenta personal frente a los intentos de suplantación de terceros. Para habilitar esta opción, hay que dirigirse a ‘Configuración’ o ‘Ajustes’, dependiendo de si el ‘smartphone’ es iOS o Android, acceder a ‘Cuenta’ y activar la llamada ‘Verificación en dos pasos’. La plataforma le solicitará un código de seis dígitos que tendrá que emplear cuando descargue la ‘app’ en otro dispositivo. Como ocurre cuando adquiere un nuevo terminal.

Además, puede asociarla una dirección de correo electrónico. Esta sirve para que WhatsApp envíe un enlace por mail al usuario con el fin de que pueda deshabilitar la verificación en dos pasos en caso de olvido del código de acceso de 6 dígitos. Cabe recordar que este código es completamente personal. Los ciberdelincuentes han puesto en marcha varias estafas que buscan engañar al usuario para que lo comparta.

Archiva

Es posible que, en alguna ocasión, le haya preocupado que alguien que no debe coja su teléfono y consulte sus mensajes de WhatsApp. Si quiere evitarlo, existe una forma muy sencilla de conseguirlo, y sin necesidad alguna de borrar la conversación. Esta pasa, en parte, por archivar los chats que no quiere que nadie vea. La opción, que está disponible tanto en iOS como en Android, se puede aplicar a un solo contacto o a todos los de la lista.

El usuario, en este caso, nada más tiene que mantener pulsado el chat en cuestión, pulsar sobre la opción ‘Archivar’ y, automáticamente, desaparecerá de su lista de conversaciones.

Si quiere consultarlo en algún otro momento, solo tendrá que pinchar sobre el apartado de ‘Archivados’, que se recoge al principio de la lista de conversaciones. Aunque se reciban o se envíen mensajes a través de esos chats, la conversación no se desarchiva. Solo el usuario puede hacerlo. Tampoco se reciben notificaciones en pantalla.

Esta funcionalidad, además de permitir que el internauta oculte las conversaciones que quiera, puede ser interesante para evitar molestias cuando uno está de vacaciones o, simplemente, quiere dejar de consultar constantemente los mensajes que le llegan al chat de turno.

Sin foto de perfil

La plataforma permite seleccionar qué usuarios pueden ver la foto de perfil de un contacto. Una funcionalidad que puede ser especialmente interesante para aquellos que tengan una imagen predefinida con sus hijos. Para implementarla, es necesario ir a ‘Configuración’ o ‘Ajustes’, en función del sistema operativo, ‘Cuenta’ y ‘Privacidad’. Debajo de la opción ‘Últ. vez’, podrá ver ‘Foto del perfil’.

Una vez haga ‘click’ encima, se da la opción de limitar quién puede ver la imagen. Es posible escoger entre ‘Todos’, ‘Mis contactos’ y ‘Nadie’.

Tampoco hora de conexión

Si lo que desea es evitar que los demás puedan ver si lee los mensajes que le envían, lo que debe hacer es ir a ‘Configuración’ o ‘Ajustes’, ‘Cuenta’ y ‘Privacidad’. Allí podrá encontrar el apartado ‘Confirmaciones de lectura’. En caso de que lo desactive, el resto de usuarios dejarán de ver el doble ‘tick’ azul que demuestra que ha abierto una conversación y ha podido leer los mensajes que le han enviado. Ahora bien, en caso de que deshabilite la confirmación de lectura usted tampoco podrá consultar la de los demás.

Que no te molesten con grupos

Los grupos de WhatsApp pueden resultar útiles a la hora de mantener la comunicación con amigos, familia y compañeros de trabajo. Sin embargo, también pueden convertirse en una enorme molestia cuando no dejan de entrar mensajes y, especialmente, cuando nos añaden a grupos en los que no nos interesa estar.

Aunque la creación de grupos es una de las principales funcionalidades de la aplicación, WhatsApp siempre se ha considerado a sí misma como una herramienta especialmente destinada a conversaciones entre dos. Por eso, la ‘app’ cuenta con una herramienta que permite a los usuarios limitar los grupos a los que se les puede añadir.

Si, por ejemplo, quieres configurar WhatsApp para que solo tus contactos puedan añadirte a un grupo, debes entrar en ‘Configuración’ o ‘Ajustes’, ‘Cuenta’, ‘Privacidad’, ‘Grupos’ y seleccionar la opción ‘mis contactos’. Asimismo, el usuario tiene la opción de escoger ‘mis contactos, excepto…’, lo que le permitirá seleccionar manualmente varios números desde la lista de contactos que, a partir de ese momento, no podrán añadirlo a grupos.

/psg