En su primer debate presidencial conjunto participaron los tres aspirantes a La Moneda de Unidad Constituyente Paula Narvéz (PS-PPD-PL y NT), Yasna Provoste (DC) y Carlos Maldonado (PR), instancia en donde destacaron por coincidir en varios de los temas por los que se les consultó.

Uno de ellos fue al analizar el proyecto de indultos a para las personas que permanecen en prisión preventiva por delitos cometidos en el contexto del estallido social, que se discute en el Senado y del cual la parlamentaria y carta de la falange es una de las autoras.

“El proyecto de indulto ha logrado colocar sobre la discusión el uso excesivo de la prisión preventiva, cuando me reuní con las madres de la plaza colón de Antofagasta una madre me decía que su hijo estuvo 15 meses en prisión preventiva y fue absuelto”, relató la senadora Provoste en el espacio organizado por Radio Cooperativa. Ahí agregó que “cuando aquí hay quienes intentan hacer creer que todos en prisión preventiva han estado vinculados a situaciones violentas, eso no es efectivo”.

“Lo que proponemos es que hay que buscar una salida. Por eso es que hemos señalado con que junto con que este proyecto avance en el Parlamento en donde ya en dos comisiones se ha aprobado, no descartamos la posibilidad de que el Gobierno, y en eso hemos hecho una invitación, pueda generar un espacio, una mesa en donde convoque a personas que le den garantías a las víctimas, a las organizaciones, con una basta trayectoria en Derechos Humanos y nos permita garantizar una salida política frente a este problema que hoy enfrentamos como sociedad”, indicó la representante de la DC.

Una postura similar fue la expresada por la aspirante Narváez, quien señaló que “lo hemos planteado es que necesitamos hacernos cargo de una situación donde ha habido para muchos un trato discriminatorio, me refiero a aquellos que han estado privados de libertad y que se les ha denominado presos de la revuelta, en donde claramente la justicia ha actuado de manera discriminatoria, donde ha habido un uso indebido de la prisión preventiva, excesivo, donde han habido casos donde ha quedado demostrado que no han tenido que ver con los hechos que se les han imputado”.

“Por lo tanto, avanzar hacia una idea de indulto mirando la situación particular de todos, es necesariamente una salida de carácter político y que desde el punto vista jurídico se tiene que tener en cuenta el marco y el contexto de crisis social y crisis política que se instaló después del estallido como un elemento para el análisis y la definición”, declaró.

Consultada sobre si le parece correcta la creación de una mesa convocada por el Gobierno como lo señaló la senadora Provoste, la candidata del PS sostuvo que “todo lo que permita abordarlo desde el diálogo distintas miradas, en donde esté el Gobierno, en donde están las organizaciones, en donde está el Congreso, son fundamentales en una sociedad democrática”, aunque advirtió que “tengo mis dudas que el actual Gobierno tenga disposición a hacer una cosa como esa porque ha demostrado durante mucho tiempo que no está dispuesto al diálogo, pero sí me parece que el Congreso de la República tiene una oportunidad para zanjar y resolver este problema con una salida política”.

Algunos matices demostró el candidato del Partido Radical, Carlos Maldonado, quien señaló que si bien el proyecto debe ser discutido en el Congreso aseguró que se debe abordar desde una mirada integral considerando a todas las víctimas del estallido.

“Todos los temas relacionados con las situaciones del estallido, los locatarios afectados por manifestaciones, la violencia, los servidores públicos que también fueron gravemente heridos, las personas cuyos Derechos Humanos fueron violados, todo eso es parte de una crisis política social importante que ha vivido Chile durante el 2019 y 2020 y tenemos que en el inicio de una nueva etapa junto con el proceso constituyente y dotarnos de un gobierno que se haga cargo de los cambios sociales que se están exigiendo, tenemos que encontrar formas de pacificación y reencuentro”, aseguró.

El candidato radical señaló que es “partidario que se legisle desde una mirada integral de pacificación y de reparación que nos permita mirar hacia adelante y no quedarnos entrampados nuevamente en recriminaciones mutuas que solamente perjudican el desarrollo del país que hacen más difícil el reencuentro entre chilenos”. Es por eso que a su juicio “se deben ver todos los temas en forma integral relacionados con las consecuencias del estallido social y que no sea esto el debate que estamos viendo, que unos quieren preocuparse de un sector y otros quieren preocuparse de otros, y eso se transforma en una polémica política que no ayuda al reencuentro”.

Consultado sobre si entonces respalda o no el proyecto que se tramita en el Senado, Maldonado indicó que “debe abordarse conjuntamente todos los sectores, y sí es válido la discusión del proyecto de ley, habrá que ver si todos los delitos califican o no, pero debería verse desde una mirada más integral de reparación y reconciliación”.

Cuarto retiro, IFE y AFP

Otros de los temas que abordaron los candidatos en su primer debate estuvieron -entre otros- el cuarto retiro del 10% de los fondos de ahorro previsional. Ahí Narváez y Provoste tuvieron coincidencia en la necesidad de que el Gobierno extienda el Ingreso Familiar de Emergencia al menos hasta diciembre para que no se apruebe un nuevo giro, mientras que Maldonado señaló que mientras el país esté en estado de catástrofe “todas las ayuda son válidas”.

La aspirante del PS reconoció que es “impopular” y que incluso podría ir en contra de algunos de los parlamentarios de su sector, pero insistió en que los retiros nacieron ante la “inacción del Gobierno” pidiéndole que ahora extienda el IFE. La carta presidencial de la DC dijo que ella aprobó los tres primeros porque “los chilenos necesitaban sobrevivir ante la insensibilidad del Gobierno y de su ahora candidato presidencial (Sebastián Sichel, ex ministro de Desarrollo Social) que celebraba un bono de $65 mil”, mientras que a su juicio la situación cambió gracias a la oposición y “los mínimos comunes”. “Yo votaré a favor de un cuarto retiro si el Gobierno no extiende el IFE”, subrayó.

Maldonado cuestionó que este proyecto se haya puesto como una lucha “entre el bien y el mal o que esto fuera el apocalipsis” y recalcó que “la discusión es perfectamente válida” al igual que “todas las formas de ayuda en estado de catástrofe”, aunque indicó que “si avanza la discusión del cuarto retiro, el Gobierno va a extender el IFE”.

Por otro lado, Narváez y Provoste coincidieron con que se debe terminar con las AFPs mientras que Maldonado aseguró que éstas podrían participar en la licitación de su programa donde se crea un órgano que gestiona los fondos de los cotizantes.

/psg