El Papa Francisco realizó nuevos nombramientos en dos importantes diócesis del país. Según informó la Nunciatura Apostólica en Chile, monseñor Jorge Vega Velasco –hasta ahora obispo prelado de lllapel– asumirá como obispo de Valparaíso. Mientras que monseñor Guillermo Vera Soto –actual obispo de Iquique– fue nombrado como obispo de Rancagua.

Tanto Valparaíso como Rancagua eran conducidas hasta ahora por administradores apostólicos sede vacante: en el primer caso por monseñor Pedro Ossandón, obispo auxiliar de Santiago; y en el segundo por monseñor Juan Ignacio González, obispo de San Bernardo.

Monseñor Jorge Vega Velasco nació en Santiago el 12 de junio de 1957. En 1977 ingresó al Noviciado de los Misioneros del Verbo Divino. En 1978 inició sus estudios de Filosofía en el Seminario Mayor de Santiago y los de Teología en la Pontificia Universidad Católica de Argentina, en Buenos Aires. En 1984 fue ordenado sacerdote por el cardenal Juan Francisco Fresno.

En 1985 fue enviado como misionero a Angola, donde permaneció por 14 años en ministerios parroquiales y como rector de un seminario diocesano. En 1999 regresó a Chile para hacerse cargo del secretariado de misiones en el país. En el 2000 fue designado Coordinador de Animación Misionera de la Zona Panamericana. En 2003 fue nombrado Director Nacional de las Obras Misionales Pontificias de Chile. Ha sido director de la revista Chile Misionero. En 2010 el Papa Benedicto XVI lo nombró obispo prelado de Illapel y fue consagrado obispo en la Catedral de Santiago por el Cardenal Francisco Javier Errázuriz.

En tanto, monseñor Guillermo Vera nació el 7 de junio de 1958 en Isla de Maipo. Estudió en el Colegio “María Regina”, de Isla de Maipo. Hizo estudios filosóficos y teológicos en el Pontificio Seminario Mayor de Santiago. Fue ordenado sacerdote en 1982. Fue párroco de la Inmaculada Concepción, en Talagante, a partir de 1983 y después en la Parroquia de Curacaví. Hasta abril de 2003, era párroco de la Catedral de Melipilla. En 2003 el Papa Juan Pablo II lo nombró obispo de la entonces prelatura territorial de Calama y recibió la ordenación episcopal en 2003. En 2010 la Prelatura de Calama fue elevada a diócesis y monseñor Vera Soto fue nombrado su primer obispo. En 2014, el Papa Francisco lo designó obispo de Iquique.

Monseñor Jorge Vega Velasco y monseñor Guillermo Vera Soto, nombrados este martes por el Papa

/psg