El Banco de Chile, por razones “de ajuste para mantener la sostenibilidad”, inició un proceso de desvinculación masiva de trabajadores.

Serán al menos 500 personas que saldrán de su planilla. La información fue entregada al sindicato por la gerencia general.

“El martes 5 de enero fuimos citados donde Eduardo Ebensperguer, gerente general; en compañía de Cristián Lagos, gerente de personas y organización (P&O), quienes nos notificaron la decisión de la administración de despedir a 500 trabajadores”, detalló el sindicato.

La agrupación agregó que la determinación se debería a un “plan de eficiencia” que el banco viene implementando desde hace más de dos años y que se habría visto aplazado a raíz de la actual crisis sanitaria.

En este contexto, el banco definió condiciones especiales de salida para quienes serán desvinculados.

“Lamentamos la decisión de la administración. Es poco oportuna, considerando el momento en que estos despidos se producen y las condiciones de empleabilidad vigentes; e injusta ya que la crisis sanitaria demandó durante todo el 2020 un redoble de esfuerzo de gran parte de los trabajadores”, expresó el sindicato.

“Muchos de quienes serán despedidos son además el único o el principal sustento de sus hogares, por lo que esto tendrá un impacto económico y social devastador para sus familias”, subrayó.

Por último, señalaron que solicitaron al Banco de Chile que mejore sustancialmente los términos ofrecidos a quienes dejarán la firma “porque tiene los recursos económicos”.

/psg