Un grupo de científicos ha descubierto una potente luz láser de longitud de onda de radio que proviene del punto más lejano del espacio profundo encontrado hasta la fecha.

Se trata de un tipo de objeto cósmico sin masa llamado ‘megamaser’, cuya luz ha viajado 5.000 millones de años luz hasta llegar a la Tierra. Los astrónomos que lo descubrieron con el radiotelescopio MeerKAT de Sudáfrica lo han bautizado como ‘Nkalakatha’, una palabra isizulú que significa “gran jefe”.

“Es impresionante que, con una sola noche de observaciones, ya hayamos encontrado un megamaser que bate récords”, dijo el astrónomo Marcin Glowacki del Centro Internacional de Investigación Radioastronómica en Australia.

El descubrimiento ha sido aceptado en The Astrophysical Journal Letters y está disponible desde este miércoles en el servidor de preimpresión arXiv.

Cuando llegaron los datos de la primera noche del estudio, Glowacki y su equipo descubrieron los indicios de un tipo muy específico de megamaser, brillante en longitudes de onda amplificadas por moléculas de hidroxilo estimuladas.

Según los investigadores, los megamaseres de hidroxilo son emitidos por galaxias que están en proceso de colisión con otra galaxia, y que, como consecuencia de ello, están repletas de formación estelar. La fuente del megamaser detectado por Glowacki y sus colegas es precisamente eso, una galaxia llamada ‘WISEA J033046.26-275518.3’, ahora conocida como ‘Nkalakatha’, que se encuentra a unos 58.000 trillones de kilómetros.

“Cuando dos galaxias como la Vía Láctea y Andrómeda chocan, los rayos de luz salen disparados de la colisión y pueden verse a distancias cosmológicas”, explicó el astrofísico Jeremy Darling, experto en estos fenómenos y coautor del estudio. “Los megamaseres de hidroxilo actúan como luces brillantes que dicen: aquí hay una colisión de galaxias que está formando nuevas estrellas y alimentando agujeros negros masivos”, concretó.

El equipo ya ha planificado observaciones de seguimiento de esta potente luz láser, y espera encontrar muchas más similares a medida que continúe el estudio.

“MeerKAT probablemente duplicará el número conocido de estos raros fenómenos”, dijo Darling. “Se pensaba que las galaxias se fusionaban con más frecuencia en el pasado, y los megamaseres de hidroxilo recién descubiertos nos permitirán comprobar esta hipótesis”, concluyó.

/psg