El debate en el Senado por el bono clase media estuvo marcado por las críticas de la oposición a lo insuficiente del proyecto. Precisamente la senadora DC Ximena Rincón, señaló que “les digo a todos y todas que hicimos todo lo que pudimos, que no vamos a rechazar esta ayuda, pero sin lugar a dudas hay muchos que no van a tener, porque quien decide, que es quien gobierna, no los ha considerado”. “Necesitamos dar respuesta a todos y todas, no solo a algunos”, emplazando de este modo al Ejecutivo.

Desde el Gobierno, la ministra Rubilar defendió el proyecto señalando que “aquí se hace un esfuerzo de recoger la mayor cantidad de inquietudes y mejoras del proyecto, ese esfuerzo ha generado un aumento tan relevante de lo que es la inversión en protección social”.

En tanto, la bancada del Partido Socialista decidió abstenerse de la votación, argumentando que el Gobierno podía tomar otras medidas para ayudar a parte de la ciudadanía que se ha visto más afectada por la pandemia, al igual que el senador de Revolución Democrática (RD), Juan Ignacio Latorre y Alejandro Navarro.

“Decidimos la abstención como bancada porque queremos dar una señal, entendemos que hay una mejora, pero producto de la presión. Estamos dejando gente afuera, que no los incluimos y se podría hacer”, señaló la senadora socialista Isabel Allende.

Navarro por su parte, justificó su voto de abstención al proyecto señalando que “las pymes quedan fuera de esta ayuda proporcionada por el gobierno, y aun existe incertidumbre en la gente por si puede acceder o no a algún beneficio”. “Piñera sigue especulando con bonos, están llenos de letra chica”, señaló.

Otros, como el senador PPD Guido Girardi, lanzó en torno de advertencia, que la ayuda “sigue siendo insuficiente” y dijo creer que “igual será necesario avanzar en el tercer retiro”, aludiendo a los proyectos del 10% que se tramitan en la Cámara, mientras su correligionario Ricardo Lagos Weber planteó que “este proyecto ciertamente aumentó los recursos, pero Chile tiene capacidad para endeudarse un poco más, es ahora cuando hay que romper la alcancía, porque tenemos la crisis en la máxima gravedad”.

Desde el oficialismo, en cambio cerraron filas con el proyecto de Gobierno. “Este proyecto plantea entregar bonos y préstamos con cargo fiscal que alivia el bolsillo de los chilenos sin comprometer su patrimonio futuro. Esta es una medida responsable”, indicó la senadora UDI Luz Ebensperger, mientras su colega Claudio Alvarado dijo que “indudablemente nos gustaría hacer mucho más, pero tenemos una realidad que nos lleva a ser responsables. Es un buen proyecto que con la contribución del Congreso y de todos sectores políticos se ha mejorado”.

Por su parte, el ministro Ossa lamentó el tono de los cuestionamientos: “Lamentar que una discusión tan relevante como esta se haya reducido a expresiones que no son propias de un debate con altura de miras, se habló de meter el dedo en el ojo, de mentiras, de vendepomadas”, cuestionó el secretario de Estado, quien añadió que “el correcto uso del lenguaje debiese ser siempre una constante”.

/gap