Ad portas de la votación de la nueva mesa directiva de la Cámara de Diputadas y Diputados, que se concretará el 7 de noviembre, el presidente de la corporación, Raúl Soto (PPD) planteó como una “buena señal” un posible acuerdo de gobernabilidad con la centroderecha.

Tras la frustrada candidatura de la diputada Karol Cariola (PC), ante los descuelgues de parlamentarios que habían suscrito en marzo al pacto administrativo, las negociaciones entre las diferentes fuerzas políticas tomaron otro rumbo: acordar un nuevo nombre para la presidencia de la Cámara Baja.

“Se ha incumplido un acuerdo administrativo, por lo tanto, en las condiciones pactadas ya no existe”, señaló Soto, en diálogo con 24 Horas.

En esa línea, expresó que “pueden haber cambios o ajustes dentro del mismo espacio político del acuerdo administrativo político, con algunos cambios o enroques, otras personas”.

“Pero también existe la posibilidad de abrir una conversación para la constitución de un nuevo acuerdo más transversal”, complementó el diputado PPD.

Ante esa posibilidad, manifestó que “personalmente veo con buenos ojos la posibilidad de que se genere un equilibrio, incluso con la oposición, entre la centroizquierda y centroderecha. Un símil al Senado, generando condiciones de diálogo positivos para los debates que se vienen”.

“El objetivo es asegurar la estabilidad y gobernabilidad de la Cámara. La conducción debe ser seria y asegurar ecuanimidad, evitando una crisis institucional”, explicó Soto.

Bajo ese contexto, insistió en que un acuerdo entre ambos sectores políticos es una idea “por la cual estoy abierto personalmente, al igual que varias personas en la centroizquierda”.

“Sería una buena señal para los equilibrios y también para el país generar equilibrios y clima necesario para los acuerdos, con el fin de alejar a los extremos, dejar fuera a populismos y dar certeza de gobernabilidad”, remarcó.

/psg