Cuando el Presidente Boric justificó su decisión de indultar a personas detenidas durante las protestas del estallido social, dijo que fue difícil, pero que lo hizo para sanar las heridas porque los jóvenes indultados “no son delincuentes”. Uno de ellos es Luis Castillo, persona que tiene amplio prontuario policial y que antes había sido condenado por delitos comunes y que estando detenido fue sancionado por Gendarmería. Esta es la historia de uno de los indultos que genera más polémica

/gap