Hay algo de esa máxima de Groucho Marx en la actitud de algunas figuras del gobierno por estos días. Esa que dice que si no te gustan mis principios, tengo otros.

Es verdad que en estos tiempos es mejor no hablar de principios y valores, porque según el ministro Jackson los de su generación superan a los de “la generación que lo antecedió”. Pero al menos lo de Groucho Marx se puede aplicar a la estrategia para hacer frente al plebiscito.

“Si no te gusta esta, tengo otra”.

Ya no es abrir la puerta a una nueva Convención si gana el Rechazo, sino “instar” a acordar algunas reformas en caso que gane el Apruebo.

Al final, fue una semana de idas y venidas. Y, sobre todo, una marcada, parafraseando a Antonio Cortés Terzi, por “la ceremonia del perdón” de las autoridades de gobierno.

Boletín semanal de Opinión de La Tercera Por Juan Paulo Iglesias

/gap