Una crítica visión sobre la propuesta constitucional que se plebiscitará el próximo 4 de septiembre es la que tiene el ex ministro de Hacienda y actual decano de la Escuela de Políticas Públicas del London School of Economics, Andrés Velasco, con reparos que apuntan sobre todo a la configuración del sistema político, además de comentar las dificultades en cuanto a su implementación y su alto costo fiscal.

“Aquí también no se trata de ser más papista que el Papa, evidentemente un Estado de bienestar va a requerir más gasto. Nadie se puede sonrojar ni poner nervioso porque vaya a requerir más gasto”, dijo en entrevista a EmolTV.

“La pregunta es, ¿son gastos que están al alcance del Estado, mediante qué tipos de reformas tributarias y en qué plazo? El estudio de economistas muy connotados como Claudia Martínez, Rodrigo Valdés, Rodrigo Vergara, lo que dicen es que los gastos serían muy grandes, relativos a lo que ya gasta el Estado”, agregó.

En ese sentido, comentó que “cuesta encontrar en el mundo experiencias en las cuales en un periodo razonablemente acotado de tiempo se puedan recaudar tantos fondos y hacerlo de un modo sustentable y sostenible. Se puede, pero para que se pueda tiene que haber un sistema bien diseñado, y el problema de esta Constitución es que ese sistema está mal diseñado y por lo tanto hace bastante improbable que eso se pueda concretar”.

Pero, más allá de eso, habló sobre cuánto podría tardar en implementarse todo lo que considera la propuesta de nueva Constitución, señalando que “si hay alguien del campo del Apruebo dice ‘vote por esto porque yo se lo garantizo en 3, 4 o 5 años”, esas son fantasías. Chile necesita un estado de bienestar más potente, con más garantías y con mejores servicios públicos, pero es una labor de décadas”.

Velasco también expuso una visión crítica sobre el acuerdo que alcanzaron partidos oficialistas para modificar la nueva Constitución en caso de que se imponga el Apruebo. “Hay un titular al engaño: se dice que hay una ‘larga lista de cambios’ y si uno las cuenta hay como 18 puntos, pero de esos solo tres tienen que ver con cambiar el texto. Las otras son interpretaciones o como le gusta decir al PC perfilamientos, qué no sé qué significa eso, pero la verdad es que cambios al texto que se propone son tres”.

Asimismo, subrayó que esto genera una “situación de desorden y confusión que no cambia en lo medular prácticamente nada”, además de manifestar que “aquí hay algo muy raro: no recuerdo en la historia del mundo moderno en que una coalición política le diga al país ‘estuvimos un año y fracción haciendo una Constitución, el resultado es malo, pero vote, apruebe y después veremos cómo lo arreglamos”.

“Yo lo lamento, porque tenía la esperanza de que esta fuera la gran oportunidad para que Chile tuviese la mejor Constitución que se merece”, concluyó.

/psg