Al leer tantas y tantas denuncias mentirosas, falsas, con ánimo de montajes gráficos, afiches intimidatorios en contra de quienes estamos con Claudio Orrego y especialmente en contra de él, me recuerdo inmediatamente a los agentes de  DINA y la CNI y hago un parangón.

Estos de hoy son iguales…pero 2.0.

Los de la DINA, CNI que nos perseguían, nos asesinaban, torturaban, hacían montajes falsos, realizaban reportajes mentirosos en diarios de circulación nacional (“Murieron como ratas”, tituló uno de ellos). Estos de hoy, están en campaña para apoyar a una candidata a Gobernadora en la región Metropolitana, pero no usan bigotes, no andan con armas para asesinar y no torturan en casas de reclusión. No. Usan otros métodos, pero son parecidos en sus objetivos.

Mentir, falsear los hechos, amedrentar porque si no estás con ellos, con la candidata a Gobernadora, soy “su enemigo”. Y hay que “destruirlos”.

Nos dicen: Son DC, son mis enemigos y nos intentan amedrentar. Estuve 28 veces preso en la dictadura, entre cárceles, comisarías, retenes y otros cuarteles. Nunca les tuve miedo. Menos ahora…

Es lo más probable, que muchos de los padres y madres de estos “valientes” que se escudan tras supuestos objetivos políticos para apoyar a una candidata a Gobernadora de la Metropolitana para falsear y mentir, estuvieron conmigo en las multitudinarias protestas que organizamos contra la dictadura. Sus padres tampoco le tenían miedo a quiénes usaban las armas del Estado para asesinar y perseguir a los chilenos. Los enfrentamos con las manos limpias y a cara descubierta. Y les ganamos.

Durante todos estos días, he sido objeto de las peores expresiones de parte de quienes tienen una opinión diferente respecto de esta candidatura. Son los que se escudan tras un nombre falso en las redes sociales. Son bots, me dicen mis nietos. Usan los mismos lenguajes que los de la otrora DINA y CNI. Son calcados. ¿Qué viene después de las mentiras y falsedades de los integrantes de este comando? ¿Usar la violencia contra nosotros, sus enemigos?

Los ataques que he recibido y que también los ha recibido Claudio Orrego son de un vocabulario soez, intolerante, amenazador, vulgar, dictatorial, incoherente, al nivel de acusarme a mi de derechista, pinochetista, vendido, y cómplice de la derecha.

Lo mismo han dicho de Claudio, que también luchó en las calles contra la dictadura, donde en esa época los militares no eran tan disuasivos como ahora. Disparaban balas para matar, lo mismo que carabineros. Y ahí estabamos los “enemigos” del comando de la candidata a Gobernadora. Ahí estábamos en primera línea. Ahí estábamos miles de DC, defendiendo a los que eran perseguidos. En tribunales, en las puertas de las comisarías, regimientos, cuarteles, comisarías. Ahí estuvo Claudio y miles de los DC, hoy “enemigos” de este grupo político.

Este grupo de “valientes” del comando de la candidata, reciben órdenes de sujetos descerebrados y violentos y son iguales que los CNI y la DINA, que también recibían órdenes del dictador y sus esbirros.

Este grupo 2.0, que nos atacan a nosotros, son en su mayoría jovenes que lo que más conocen son las legítimas movilizaciones en democracia, con la cara tapada -no por el covid- y las manos sucias. Nunca muestran la cara. Igual que los CNI. Se esconden detrás de su cobardía.

Sólo les pido un favor: Ojalá que no arrastren al país a la intolerancia politica donde todos terminemónos odiándonos y tratando de hacer desaparecer y violentar al adversario que para ellos, somos sus enemigos.

Quien sufre con eso, es justamente a quienes dicen representar: EL PUEBLO.
Seguiré con mi derecho que me gané por elegir a quién creo es el mejor: Claudio Orrego.

Miente, miente que siempre algo queda, decía Goebbels, el jefe de la propaganda nazi. Lo mismo hacía, el vocero Cuadra en dictadura. Y estos de hoy, hacen lo mismo: Miente, miente que algo queda.

Una pregunta y un deseo: ¿Creen acaso que de esa forma supuestamente gobernarán la Región Metropolitana? Están muy equivocados.

El deseo: Hoy Claudio, yo y miles o millones de chilenos y chilenas somos sus adversarios políticos. No somos sus enemigos. Construyan país desde sus legítimas posturas, pero no destruyan la convivencia entre hermanos.
Después va a ser muy tarde, restañar esas heridas…

/escrito por Rodolfo Seguel para Cambio 21

/gap