Un reportaje de Ciper dio a conocer cinco testimonios que acusan al alcalde de Cerillos de acoso y abuso sexual. Los hechos, que incluyen tocaciones, relaciones sexuales, besos forzados y llamadas nocturnas, involucran directamente a Arturo Aguirre, militante del Partido Socialista, quien es edil de la comuna desde el 2012 y actual candidato a la reelección.

Estas acusaciones, que están en manos de la PDI y de la Fiscalía, repercuten directamente en su partido y en su carta presidencial, Paula Narváez. Según cuentan quienes conocen el caso, las autoridades del PS habrían estado al tanto de la situación, no solo por las denuncias que se les hicieron llegar, sino porque quien subroga actualmente a Aguirre, Mauricio Muñoz, es del círculo cercano de Álvaro Elizalde, presidente de la tienda. Y la jefa de la campaña presidencial de Paula Narváez, Nivia Palma trabaja en la municipalidad de Cerrillos desde el 2018.

Los antecedentes que denuncian al alcalde por acoso laboral y sexual, según indica el artículo de Ciper, fueron entregados al PS en dos oportunidades, la primera de ellas el 3 de enero de 2020 por Sergio Castillo, director de Obras de la municipalidad, también socialista, quien se encuentra con licencia médica psiquiátrica desde principios del 2020. Pese a que los documentos estaban firmados por la la secretaría del PS, en la colectividad habrían informado al medio que el “Tribunal Supremo no ha recibido denuncias formales por acoso sexual en contra del alcalde de Cerrillos, sino solo la denuncia por acoso laboral de Sergio Castillo que ya fue resuelta a su favor”.

Orfilia Castro (PPD), concejala de Cerrillos, dice a El Líbero que “el PS está en conocimiento de esto hace casi 2 años. Ante los audios que circulaban en el municipio, puse estos antecedentes en conocimiento de mi partido y del Partido Socialista enfocada en que se aclarara la veracidad de los mismos y colocarme de parte de la posibles víctima de los actos que se denunciaban en dichos audios. La verdad es que nunca nadie hizo nada”, agrega la concejala.

Los audios a los que la concejal se refiere habrían sido grabados por Castillo y contienen referencias a mujeres que trabajan en el municipio. La información la confirman otros miembros de la municipalidad que prefieren mantener el anonimato y señalan que la situación se mantuvo acallada deliberadamente porque la directiva del partido sabía. Cuentan que no tuvieron la posibilidad de conversarlo en los concejos, ya que al ser por Zoom debido a la pandemia, Aguirre “hacía lo que quería y nos cortaba los micrófonos”.

Al hacerse públicos los hechos, la candidata socialista, Paula Narváez, salió a condenarlos. Declaró que “con toda mi fuerza de mujer, condeno absolutamente cualquier acto de violencia, acoso y abuso sexual contra las mujeres, eso como primer principio. En esta situación hay que estar siempre del lado de la víctima”. E informó que “el PS en este momento tiene el caso en el Tribunal Supremo y tomará las decisiones que correspondan, en coherencia con haberse declarado un partido feminista”.

Pero no hubo declaraciones sobre otros hechos que podrían complicarla. La líder del comando presidencial de Narváez, Nivia Palma, trabaja en la municipalidad de Cerrillos desde agosto del 2018, como lo demuestran sus contratos a honorarios.

Palma, que fue ministra de Bienes Nacionales durante el segundo gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, llegó a la municipalidad como asesora jurídica para conformar la Asociación Cultural Municipal. Esta iniciativa fue aprobada por los concejales en septiembre del 2018 y logró concretarse el 7 de junio del 2019 en una ceremonia encabezada por el alcalde Aguirre, quien de hecho, fue el presidente temporal de la asociación.

Desde ese momento la abogada habría pasado a tener contrato indefinido como asesora del ente cultural de Cerrillos. Su contratación no aparece informada en la Transparencia Activa de la municipalidad, ya que dicen que al ser una “asociación aparte” no estaría incluida. Quienes trabajan en la municipalidad cuentan que fue ella misma quien hizo su contrato y aseguran que sería cercana a Aguirre . “Ella está al tanto de todo, de eso y más”, dicen.

Ayer, la vicepresidencia de la Mujer del PS, condenó lo sucedido en Cerrillos. “Reiteramos nuestra total condena a cualquier acto que vulnere a las mujeres y exigimos el esclarecimiento a la brevedad de estos hechos”.

Alcalde subrogante es parte del círculo de hierro de Elizalde

Desde que el alcalde Arturo Aguirre comenzó su período de campaña, quien tomó su cargo es Mauricio Muñoz, quien se desempeñaba como director jurídico de la municipalidad y pertenece al “círculo cercano de Elizalde”, presidente del Partido Socialista.

Muñoz, también socialista, dijo a Ciper que “las denuncias son falsas y que se deben a que (Sergio) Castillo apoya a otra candidata a la alcaldía”, misma teoría que manifestó el abogado de Aguirre, Gonzalo Rodríguez. Pero, según el medio, un informe de la la PDI enviado a la Fiscalía concluyó que aunque Castillo “podría (…) tener intereses creados al apoyar las denuncias”, los relatos de las denunciantes y de los testigos tienen base, pues son “son concordantes” y “darían cuenta de un patrón conductual común del imputado, que sería según los testimonios de los entrevistados, un acosador sexual”.

El perfil del alcalde y los hechos por los que se le acusan fueron reafirmados por fuentes de la municipalidad que pidieron no revelar su identidad por miedo a las denuncias del antes director jurídico de Cerrillos. Lo describen como una persona misógina y que abusa de su poder. Según cuentan, Muñoz habría llegado al cargo, por órdenes del partido, para defender la candidatura de Aguirre de los hechos que podían revelarse, porque el alcalde habría perdido piso incluso con las concejalas del Partido Socialista.

La concejala PPD, Orfilia Castro, agrega que “Aguirre, Muñoz y Elizalde son todos del sector del Tercerismo del PS. Entre ellos se defienden”.

Mauricio Muñoz, el actual alcalde subrogante de Cerrillos, conoce a Álvaro Elizalde desde 1993 cuando comenzó a formarse el grupo del Tercerismo, participó en su campaña para la presidencia de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile y desde esa época formaría parte del círculo estratégico del senador socialista.

Muñoz trabajó con Elizalde cuando se desempeñó como ministro en la Secretaría General de Gobierno, entre marzo de 2014 y mayo de 2015 y también en el Segundo Piso de Bachelet II.

En el 2018 se decía que Muñoz era el consejero más cercano a Elizalde en materias legislativas y en la redacción de sus intervenciones públicas. De hecho, en mayo de ese año Elizalde lo contrató como asesor legislativo en su trabajo como senador.

Elizalde dijo ayer a La Tercera que “por la gravedad de las denuncias, como mesa directiva hemos solicitado al Tribunal Supremo (TS) iniciar una investigación al respecto. Conforme a la ley de partidos políticos esta es una competencia que le corresponde al TS”.

Por Daniela Bas para El Líbero

/psg