Tras reunirse con el Consejo Directivo del Servicio Electoral (Servel) para abordar la organización de las elecciones generales del 21 de noviembre, el presidente Sebastián Piñera criticó la carta firmada a nombre del Partido Comunista (PC) y otras fuerzas de izquierda, donde se pidió respaldar las dudosas elecciones en Nicaragua que ganó Daniel Ortega.

Ante la consulta de la prensa, el mandatario enfatizó que “Nicaragua ya no es una democracia y no se respetan los derechos humanos”, punto que incluso es respaldado por el resto de la comunidad internacional.

“Las elecciones del domingo pasado no cumplieron con ninguno de los principios esenciales de una democracia. No fueron libres, no fueron limpias, no fueron transparentes, no fueron justas. Se hicieron con muchos candidatos o posibles candidatos encarcelados, expulsados, perseguidos o imposibilitados. No se permitió la participación de observadores extranjeros y, además, no se respetó la libertad de los medios de comunicación para poder informar”, acusó Sebastián Piñera.

Además, el mandatario chileno recalcó que como las elecciones en Nicaragua no fueron democráticas, “el Gobierno de Chile rechaza y no reconoce esas elecciones“.

Pese a no abordar directamente el conflicto que se desató en Apruebo Dignidad, desde donde su abanderado presidencial, Gabriel Boric, cuestionó la carta firmada por el PC, el presidente Sebastián Piñera solicitó a todas las fuerzas democráticas de nuestro país ser “consecuentes”.

“Cuando hablamos de principios básicos como la libertad y la democracia y los derechos humanos no puede haber dobles estándares. Y, por eso, yo pido a todas las fuerzas democráticas chilenas que sean consecuentes y que condenen cuando hay violaciones a la libertad, a la democracia o a los derechos humanos”, indicó a los medios.

/psg