El Banco Central publicó esta mañana se segundo Informe de Política Monetaria (IPoM) del año, en el que elevó con fuerza su rango de proyección de crecimiento para la economía chilena para 2021, estimando una expansión entre 8,5% y 9,5%.

De esta forma, el instituto rector prevé una recuperación más robusta que la proyectada en el IPoM de marzo, cuando apostaba por un crecimiento de entre 6% y 7% este año, tras la fuerte caída anotada en el PIB de 2020 (-5,8%) producto de la crisis gatillada por la pandemia de covid-19.

Eso sí, los rangos de crecimiento para 2022 y 2023 se corrigieron a la baja respecto a marzo, proyectando que el PIB en el próximo año aumentará entre 2 y 3% (3 y 4% en marzo) y entre 1,75 y 2,75% (2,5 y 3,5% en marzo). Lo anterior, explicado por la mayor base de comparación, el paulatino descenso del consumo y un dinamismo de la inversión que se estima “acotado”.

El banco, en su informe, destacó que la recuperación económica ha sorprendido positivamente en los primeros meses del año, reflejando un fuerte impulso macroeconómico y mejor adaptación de la economía a las restricciones sanitarias. “De hecho, aunque la actividad retrocedió durante marzo y abril, el efecto del aumento de las restricciones sanitarias fue alrededor de una quinta parte de lo observado al comienzo de la pandemia”, dijo.

Asimismo, apuntó que el consumo privado ha aumentado con fuerza -casi 5% anual en el primer trimestre- , alimentado por los retiros de ahorros previsionales y las masivas transferencias fiscales.

“La suma del mejor desempeño reciente y el aumento del impulso al gasto, en un contexto de condiciones externas más favorables, llevan a un importante aumento del crecimiento proyectado para este año”, apuntó.

Así, la entidad apuesta a que el cierre de la brecha de actividad provocada por el coronavirus llegue antes de lo esperado, “lo que hará menos necesario que el impulso monetario apoye la recuperación de la economía, por lo que éste debería comenzar a moderarse antes de lo previsto en el IPoM anterior”.

“Esto evitará que un aumento de la inflación -actualmente en torno a 3,5%- eleve el costo de la vida y erosione el poder de compra de los hogares más afectados por la crisis. Aun así, se anticipa que, en el escenario central, la TPM estará por debajo de su nivel neutral durante todo el horizonte de política, apuntalando un proceso de recuperación que seguirá enfrentando importantes desafíos”, agregó.

/psg