La OTAN informó que sigue de cerca la tensión entre Kosovo y Serbia, y señaló que está dispuesta a intervenir si el conflicto escala. La Organización del Tratado del Atlántico Norte lo comunicó este domingo, luego de que se anunció que varios pasos fronterizos entre las dos naciones fueron cerrados.

“La misión de la KFOR (Kosovo Force) dirigida por la OTAN está vigilando de cerca y está preparada para intervenir si la estabilidad se ve comprometida, de acuerdo con su mandato, procedente de la Resolución 1244 de 1999 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas”, afirma. Y agrega: “Nuestra misión de la OTAN está totalmente enfocada en el implemento diario del mandato de las Naciones Unidas para asegurar un clima de seguridad y libertad de movimiento de todas las personas de Kosovo”.

En el comunicado, la alianza también afirma que sigue apoyando plenamente el proceso de normalización entre Pristina y Belgrado a través del Diálogo facilitado por la UE y pide a todas las partes que continúen las negociaciones: “Es fundamental para la paz y la seguridad regionales. No habrá perspectivas reales de un futuro mejor en los Balcanes si no se respetan plenamente los derechos humanos y los valores democráticos, el Estado de Derecho, las reformas internas y las relaciones de buena vecindad. El diálogo constructivo es clave para la estabilidad regional”.

Y recalca: “La KFOR tomará las medidas necesarias para mantener un entorno seguro en Kosovo en todo momento”.

/gap