La Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió a los países europeos que “refuercen sus controles” a causa de la nueva variante del coronavirus detectada en el Reino Unido, y recomendó “incrementar sus (capacidades de) secuenciación del virus”.

Una portavoz de la OMS en Europa indicó que fuera del territorio británico se detectó la cepa procedente del Reino Unido en Dinamarca (9 casos), Holanda (1) y Australia (1).

Dijo que además “otros países informaron a la OMS de otras variantes que incluyen algunos cambios genéticos de la variante británica”, sobre todo, una mutación llamada “N501Y”. Sudáfrica notificó el viernes de una variante problemática y considera que dicha mutación estaría detrás del aumento de los contagios, hipótesis que estaría siendo investigada.

Además “de los indicios preliminares de que la variante podría ser más contagiosa”, la OMS afirmó que “la cepa también podría afectar la eficacia de algunos medios de diagnóstico”, aunque esto “según informaciones preliminares”.

No obstante, la entidad indicó que “no hay ninguna prueba de algún cambio en la gravedad de la enfermedad”, aunque esa cuestión también se está investigando.

La portavoz señaló que la OMS ofrecerá información en cuanto tenga “una visión clara de las características de esta variante”.

La entidad subrayó que “por toda Europa, allá donde la transmisión sea alta y esté extendida, los países deben reforzar sus procedimientos de control y de prevención”.

Mientras que a escala mundial, recomienda “a todos los países que incrementen sus capacidades de secuenciación del virus SARS-CoV-2 en la medida de lo posible y que compartan los datos a nivel internacional, sobre todo si se identifican las mismas mutaciones problemáticas”.

/psg