El ministro de Hacienda, Mario Marcel, y la directora de Presupuestos, Javiera Martínez, expusieron el Informe de Finanzas Públicas (IFP) del segundo trimestre de 2022 y señalaron que la proyección de crecimiento para este ubicó 1,6% en (desde el 1,5% estimado en el primer informe).

“En el caso del crecimiento del PIB no hay un cambio significativo, estamos en una cifra bien similar. Esta cifra recordemos que es algo mayor a las que se estimaban a comienzo de año, fundamentalmente porque los primeros meses de este año la actividad estuvo algo por sobre lo esperado, en buena medida porque el consumo estuvo algo por sobre lo esperado”, dijo el jefe de la billetera fiscal.

“Pero, en la segunda mitad del año, como se va a ver, esperamos una mayor debilidad del consumo y de la demanda”, acotó.

La demanda interna, mencionó, “está pasando de una caída de 1% en el informe del primer trimestre a un crecimiento de 1,3%”.

Marcel también indicó “hay correcciones al alza, por su puesto, bien importantes en el IPC, en el tipo de cambio y correcciones a la baja en el precio del cobre. Y también, un ajuste al alza en el precio del petróleo”.

De hecho, el Gobierno ajustó sus pronósticos inflacionarios en medio de un escenario de fuerte escalada de precios en el país, y el mundo entero -producto de la guerra en Ucrania-, subiendo en 2,2 puntos porcentuales el cálculo del Índice de Pecios al Consumidor para este año, hasta 11,1% (desde el 8,9% previo).

A su vez, se actualizaron las estimaciones esperadas para el tipo de cambio y el precio del cobre. Para el dólar, se espera que termine el año en $854 -$43 por sobre la proyección previa-, mientras la estimación para el metal rojo, en tanto, pasó de un precio promedio de US$4,45 la libra en 2022 a US$4,19.

En tanto, Hacienda prevé que el precio del petróleo WTI termine 2022 en US$102 el barril, versus el US$95 por barril del IFP anterior.

/psg