Durante la mañana de este domingo, se realizó en Conchalí, en el sector de Puntiagudo con Llaima, la reconstitución de escena del homicidio de la joven Fernanda Maciel, con la presencia del principal imputado por su muerte, Felipe Rojas.

Durante el procedimiento, se registraron episodios de tensión, en que agrupaciones feministas se manifestaron en el lugar e incluso apedrearon el vehículo en que el presunto asesino fue trasladado al lugar.

Por su parte, tras el término de las diligencias, familiares tomaron tarros de pintura para efectuar rayados en la vivienda de Rojas, vecino de Maciel, quien es acusado de homicidio calificado, aborto e inhumación ilegal.

Valentina Maciel, hermana de la víctima, pidió justicia y subrayó que la mayoría de los hechos expuestos durante esta jornada ya eran conocidos y que habían sido señalados en un informe previo.

No obstante, el abogado de la familia destacó que por primera vez Rojas reconoció el homicidio de la joven.

/psg