Un equipo internacional dirigido por científicos chinos descubrió y localizó la primera ráfaga rápida de radio (FRB, por sus siglas en inglés) repetida y persistentemente activa a través del telescopio esférico de 500 metros de apertura ubicado al suroeste de China. Los resultados de su investigación fueron publicados en la revista Nature.

El telescopio esférico de quinientos metros de apertura, la provincia china de Guizhou. Xinhua / Legion-Media

El aparato facilita el estudio de la evolución de las FRB y puede ayudar a los astrofísicos a comprender el origen de las ondas de radio más brillantes que emanan a miles de millones de años luz fuera de la Vía Láctea. Así, la nueva ráfaga, bautizada FRB190520B, se halla en una galaxia enana situada a 3.000 millones de años luz.

Este fenómeno consiste en misteriosos destellos de radio que duran milisegundos y proceden del espacio profundo, pero se sabe poco sobre su origen. Sin embargo, algunos científicos sugieren que podrían ser pruebas de vida extraterrestre avanzada, detalla el periódico chino The Global Times.

Hasta ahora, menos del 5 % de todas las cientos de FRB detectadas se han visto de forma repetida y solo unas pocas están activas.

El comportamiento de la ráfaga recién identificada es similar al de FRB121102A, la primera FRB descubierta, aunque la nueva es persistentemente activa y tiene un entorno electromagnético más complejo, declaró Niu Chenhui, investigador de los Observatorios Astronómicos Nacionales de la Academia de Ciencias de China, quien localizó el singular fenómeno.

“También postulamos que FRB121102A y FRB190520B representan la etapa inicial de una población de FRB en evolución”, afirmó Li Di, el autor principal del estudio. “Es probable que dentro de unos años surja una imagen coherente del origen y la evolución de las FRB”, señaló el científico.

/psg