El líder de Al Qaeda, Ayman al Zawahiri
El líder de Al Qaeda, Ayman al Zawahiri

A pesar de una recompensa de 25 millones de dólares por su cabeza, el líder de Al-Qaeda, Ayman al-Zawahiri, aparentemente se sintió lo suficientemente cómodo con la toma de Afganistán por parte de los talibanes como para mudarse a una casa en Kabul donde aparecía regularmente al aire libre, en su balcón.

Amanece en Kabul y un dron estadounidense sobrevuela la capital afgana el domingo mientras Ayman al Zawahiri está en el balcón de su casa. Se disparan dos misiles, tras años de seguimiento y por decisión de Joe Biden, contra el líder de Al Qaida, quien cae muerto.

Alrededor de la casa donde viven su mujer, su hija y sus nietos, los rastros de un ataque son mínimos. No parece haberse producido ninguna explosión tampoco se conocen más víctimas.

Este ataque aéreo en un cielo de verano es, según Estados Unidos, el resultado de años de seguimiento y meses de reconocimiento.

Una vista de Kabul en la zona donde se escondía el jefe terrorista de Al QaedaUna vista de Kabul en la zona donde se escondía el jefe terrorista de Al Qaeda

Buscado desde hace años por los servicios secretos estadounidenses, especialmente tras la muerte en 2011 de Osama Bin Laden, a quien sucedió como jefe de la organización terrorista, Ayman al Zawahiri parecía estar refugiado entre Pakistán y Afganistán.

Según un alto funcionario estadounidense, Washington localizó a su familia en 2022 en una casa usada como escondite en Kabul, ciudad de la que el ejército estadounidense se había retirado precipitadamente el pasado mes de agosto ante la toma del poder por los talibanes.

Un trabajo de inteligencia confirmó en los meses siguientes que el propio Ayman al Zawahiri estaba allí. Los estadounidenses estudiaron la estructura de la casa, los riesgos para los civiles y su forma de vida: nunca salía.

“Identificamos a Zawahiri varias veces y por largos periodos en su balcón, donde finalmente fue abatido”, explicó la noche del lunes un alto funcionario estadounidense, mientras Biden anunciaba la noticia.

Apenas un puñado de funcionarios estaba al tanto de la operación durante su preparación, en mayo y junio.

Un proyecto de operación se le presentó el 1º de julio a Biden en la llamada “sala de situaciones” de la Casa Blanca, mismo espacio desde el que, según una conocida foto, el ex presidente Barack Obama siguió en directo el asalto contra Bin Laden en 2011 junto a Biden, entonces su vicepresidente.