A nivel nacional, y al igual que en 2021, este año la Región Metropolitana lidera el número de denuncias, con 115 acusaciones, seguida de la Región de Valparaíso, con 44, y de la de Antofagasta, con 39. Aysén, con dos denuncias, y Ñuble y Magallanes, ambas con seis, son las regiones con menos incidencias de abuso.

Por ramas de la economía, Actividades no Especificadas y Otros concentra la mayor cantidad de denuncias (92), seguida de Comercio al por Mayor y Menor, Reparación de Vehículos Automotores y Motocicletas (72), y Actividades de Servicios Administrativos y de Apoyo (51).

Ximena Schencke, directora ejecutiva de Praesidium Chile, consultora experta en prevención de abuso sexual, dijo que “este mayor número de acusaciones en lo que va de 2022 es el reflejo de que las personas se están atreviendo a denunciar, lo que es una buena noticia”.

“Para eliminar el abuso es clave denunciar y difundir las cifras de estas agresiones, las que, por razones culturales, han sido tradicionalmente ocultadas. Hacerlo permite empoderar a las víctimas”, agregó la experta.

“Los abusos sexuales en el ámbito laboral, es decir, contra adultos, demuestran que no es necesario ser menor de edad para que sean vulnerados los derechos de alguien. Todos podemos ser vulnerables en algún momento de nuestras vidas, y en el caso de las mujeres pueden ser acosadas muchas veces, pues se trata de personas que necesitan de su trabajo porque son jefas de familia, circunstancia que es aprovechada por el victimario”, sostiene Ximena Schencke.

Y para peor, la existencia de protocolos o de políticas en las empresas para evitar los incidentes de abuso es aún menor en Chile,