“Qué hubiera pasado sí…” Es una pregunta que más de alguien se hace ante situaciones de incertidumbre. Tras conocerse el engaño del convencional Rodrigo Rojas Vade sobre su estado de salud, el ejercicio toma fuerza, más aún considerando que gran parte de su campaña la basó en “su cáncer” que a comienzos de septiembre confesó no padecer.

El Bosque, La Cisterna, Lo Espejo, Pedro Aguirre Cerda, San Miguel y San Ramón son las comunas que conforman el Distrito 13 por el que salió electo Rojas Vade. Pero tras el actual escenario surge la interrogante sobre ¿cómo se habría configurado el puzzle electoral del Distrito 13 sin la presencia de este convencional y sin su bandera de lucha de una enfermedad que nunca tuvo?

En total, fueron 50 candidatos los que compitieron por esa zona en las nueve listas que se presentaron el pasado 15 y 16 de mayo. Con un total de 4 escaños disponibles (a diferencia de los 5 para diputados) se emitieron 229.891 votos; 4.593 en blancos y 6.413 nulos. En un distrito donde el Apruebo tuvo un 85,2% y la participación del 2021 fue menor a la del 2017. Un 40,70% versus 46,56%, respectivamente.

La actriz Malucha Pinto (Lista del Apruebo-Colectivo Socialista) se convirtió en la más alta votación con 29.080 votos, seguida por Ingrid Villena (Lista del Pueblo) 19.801 votos; Rodrigo Rojas Vade (Lista del Pueblo) 19.312 votos; y Natalia Aravena (Apruebo Dignidad) 13.799 votos. Sin embargo, Aravena quedó fuera de la Convención Constitucional debido a que, por paridad de género, debió dejarle el cuarto cupo a su compañero de lista, el comunista Marcos Barraza, quien sacó 11.208 votos.

Sin Rojas Vade en competencia permitía que Chile Vamos sumara un representante en la Convención.

De este modo lo explica el experto electoral y académico de la Universidad de Talca, Mauricio Morales: “Si no hubiese competido Rojas Vade, el cupo habría ido a Chile Vamos y, específicamente, a Renovación Nacional. La Lista del Pueblo habría sacado sólo un cupo y no dos como tiene actualmente”.

El docente agrega que RN al llevar dos mujeres en la lista “por ley de paridad, el escaño hubiese ido para un hombre y en este caso habría sido para Republicanos que iba en el mismo pacto”. En esta línea, el candidato que hubiera entrado a la Convención habría sido Luis Silva (4.932 votos) a pesar que Eleonora Espinoza (RN) tenía 8.720 votos.

El analista político complementa que cualquier escenario “no hubiera perjudicado a Marcos Barraza (PC) que entró por paridad de género”. Esto se resume en que anulando la votación de Rojas Vade, la Lista del Pueblo queda con uno y no con dos cupos y de ahí el escaño finalmente habría ido a Republicanos.

En tanto, el decano de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma y experto electoral, Tomás Duval, plantea otra alternativa: “La ficción de Rojas Vade también podría presentar otra arista sobre qué pasaba si él no hubiera ido a como candidato. Dado el contexto país, la Lista del Pueblo mantenía el bolsón de votos. Ahí todo cambia porque entraba Camila Torres (8.970 votos) o Andrés Cuevas (4.333 votos) u otros, dependiendo del género”.

Más allá de ganar…

Abogado de profesión y proveniente del mundo de la academia, Luis Silva, asumió el desafío de ser candidato a convencional y es el más afectado electoralmente al haber quedado fuera de la Convención por 323 votos. “Es muy probable que esa diferencia no habría existido si el candidato Rojas Vade hubiera hecho campaña diciendo la verdad”, puntualiza.

Hoy Silva es candidato a diputado en el mismo distrito 13 y, como dice él, esto le ha significado redoblar su compromiso con los vecinos. “Una campaña que muestre al candidato como es. Estoy haciendo un trabajo muy cerca de las personas, con el propósito de empaparme de sus realidades”. Y resalta que “esta candidatura representa para mí una etapa en un proyecto de más largo plazo: recuperar la calle”.

Otra afectada por Rojas Vade es Eleonora Espinoza (RN), quien también fue candidata a convencional, no obstante, la mentira de Rojas Vade caló hondo en su calidad de vecina (es de La Cisterna) y humanamente porque ella sí padeció de un cáncer de mama: “Aunque me hubiera proporcionado una mayor cantidad de votos, jamás hubiese ocupado algo delicado como una tan grave enfermedad. Precisamente porque lo padecí y viví en carne propia, es que no podría hacer de ello un lema electoral. Nunca fue tema, me hubiese dado pudor hacerlo”.

Asimismo, piensa que Rojas Vade engañó al electorado y que no representa a los vecinos. “Gente humilde, sacrificada, que sale adelante a costa del esfuerzo y perseverancia, personas que les cuesta la vida y consiguen salir delante de frente y de manera transparente”.

En este punto coincide Luis Silva, ya que ha vuelto a recorrer las comunas del distrito. Cuenta que ha tenido la oportunidad de conocer a personas que votaron por Rojas Vade y que “se sienten directamente estafadas por su mentira”.

Al igual que la ciudadanía y Luis Silva, Eleonora Espinoza ahora espera que la justicia se pronuncie acerca de la continuidad de Rojas Vade en la Convención, pero al parecer su veredicto ya lo tiene claro: “Este personaje nos mintió y no merece ser representante nuestro. Si le queda algo de decencia, debería dar un paso al costado. Un estafador no está capacitado para escribir una Constitución”.

Cristián Livingstone para El Líbero

/psg