Dos sesiones, diez votaciones y mucho fuego cruzado. A diferencia de las elecciones de las otras comisiones, la definición de la Comisión de Reglamento de la Convención Constitucional estuvo marcada por la tensión, las interpretaciones, y el juego de equilibrios internos que seguramente seguirá estando presente en el órgano encargado de redactar la carta Magna que reemplazará la Constitución de Pinochet.

Lo sucedido no es menor, porque se trata de la comisión con más integrantes (31 convencionales versus 17 de las otras), y que definirá la mecánica con la que funcionará el trabajo dentro de la Convención, ya que el Reglamento será fundamental para el mecanismo bajo el cual se regirán los constituyentes.

La sesión de este martes en la Comisión de Reglamento inició con la votación sobre la conformación de la coordinación, un punto que había quedado pendiente desde ayer.

Según lo establecido en el hemiciclo esta sería representada por un hombre y una mujer. La moción de la paridad en la directiva de la comisión se aprobó con 18 votos a favor y 13 en contra.

Sin embargo, las constituyentes Alondra Carrillo de la Lista Voces Constituyentes y Bárbara Sepúlveda (PC- Apruebo Dignidad) mostraron su rechazo a la moción de paridad. Así lo expresó en la sesión Carrillo:  “La paridad intenta reparar una inclusión histórica. Planteamos que ‘al menos debe haber una mujer’ integrando la coordinación. Es decir, una paridad sin techo y cómo mínimo democrático”.

Sepúlveda, en tanto, señaló en Twitter que “apoyé reparo propuesto por @AlondraCVidal en la C. de Reglamento, por haberse interpretado en sentido contrario y acomodaticio la norma de funcionamiento q establecía la paridad como AL MENOS 1 mujer y dejaba abierta la puerta a que puedan ser 2 mujeres”.

Las constituyentes pretendían que en la coordinación existiera la posibilidad de que fueran electas dos mujeres. De hecho, en las votaciones de la coordinación obtuvieron más votos las mujeres que los hombres, pero como estaba aprobada la regla de la paridad, tuvieron que optar por seguir sufragando hasta que saliera un hombre con la mayoría de los votos.

En la primera votación, la constituyente del Pueblo Mapuche Natividad Llanquileo obtuvo 14 votos. Pero en segunda vuelta, la constituyente Amaya Alvez (RD) de la Lista Apruebo Dignidad obtuvo 17 votos y se quedó con el cargo de coordinadora.

Alondra Carrillo culpó al Frente Amplio de “ponerse de acuerdo con la derecha para sacar a Llanquileo” y privarla de la coordinación. “Día de la vergüenza para el FA: primero apoyan una interpretación arbitraria de paridad que limita presencia de mujeres y reafirma norma binaria. Luego, se quedan con la coordinación de la Comisión Reglamento con votos de la derecha. Qué se negoció?”, indicó la constituyente en un tuit.

También la constituyente Janis Meneses, de la Lista Movimientos Sociales Independientes acusó al Frente Amplio de “hacer alianza con la derecha para obtener la presidencia de la Comisión de Reglamento e impide que Natividad Llanquileo ocupe un puesto en la Coordinación. Además, votó en contra de que 2 mujeres pudieran ocupar ese cargo ¿Y los principios? ¿Y el feminismo? Vergonzoso”.

Para conformar el segundo puesto de la coordinación debía ser electo un hombre -tras aprobar la moción de paridad- y este podía ser de la Región Metropolitana, porque Alvez pertenece a la Región del Bío Bío.

La votación estuvo marcada por los nombres de Ricardo Montero (PS) de la Lista del Apruebo, y Agustín Squella (ind-PL) también de la Lista del Apruebo. En las tres primeras rondas estuvo el nombre del constituyente de la Lista del Pueblo Daniel Bravo, pero luego su nombre fue reemplazado por el constituyente del pueblo quechua Wilfredo Bacián.

Pero ninguno reunía la mayoría necesaria. Por Squella votó la derecha, el DC Fuad Chahin y la RD Amaya Alvez; Montero fue apoyado por el PS, el FA y Squella; y Bacián por los representantes de pueblos originarios, la Lista del Pueblo y la PC Bárbara Sepúlveda.

En la novena votación reapareció el nombre de Daniel Bravo y en la décima ronda los apoyos de los representantes de pueblos originarios, la Lista del Pueblo, el FA, y la PC Bárbara Sepúlveda, se volcaron a su favor poniendo fin a la extensa sesión. Tuvo 20 votos, contra 10 de Squella y 1 de Bacián.

/gap