Noticias que hace meses estaban esperando desde el secto turístico nacional llegaron esta viernes por parte del Ministerio de Salud, desde donde anunciaron el fin de la exigencia de homologación de vacunas para turistas extranjeros no residentes a partir del próximo 1 de septiembre.

Así, los turistas no residentes podrán ingresar al país con un certificado de vacunación entregado por el país donde se inoculó, más un documento de identidad (como su pasaporte). En tanto, las personas que no estén vacunadas, deberán presentar un PCR negativo con máximo de 48 horas desde la salida hacia Chile.

Además, para aquellas personas que entren con esta vacunación al día, el certificado de vacunación también servirá como “pase de movilidad”. De esta manera, el C19 para ingreso al país quedó eliminado y los datos de las personas que entran a Chile, serán obtenidos de las bases de datos de la PDI y no será necesario llenar ese formulario.

En respuesta al anuncio, la Federación de Empresas de Turismo de Chile (Fedetur), comunicó que “tras casi un año de estar pidiendo incesantemente al Gobierno y las autoridades sanitarias que pusieran término a la homologación de vacunas para permitir que el turismo receptivo se ponga de pie, el Ejecutivo anunció esta mañana, que a partir del 1 de septiembre se pondrá fin a esta restricción para ingresar al país”.

Fedetur venía pidiendo su eliminación, previo al inicio de la temporada alta del año pasado, y temían que se perdiera nuevamente la de este año si es que se mantenía la medida.

Helen Kouyoumdjian, vicepresidenta de Fedetur, señaló que “este anuncio nos quita un enorme peso de encima y es un gran alivio para una industria que ha resultado tremendamente golpeada por la pandemia, al punto que somos el sector con mayor rezago en el proceso de recuperación, y donde el turismo receptivo era el más afectado de todos, ya que la homologación de vacunas desincentivaba la llegada de personas de otras latitudes”.

La representante gremial agregó que “valoramos este anuncio, porque nos permite iniciar la reactivación del sector. Ahora nos pondremos a trabajar a toda máquina, porque el desafío está en recuperar la competitividad de Chile como destino, para promover e incentivar que los turistas extranjeros nos visiten, y así, en un plazo prudente, poder retomar los niveles de turismo receptivo que teníamos previo a la pandemia”.

Además, indicó que “quedan otras materias pendientes por las que debemos trabajar, como el término de las restricciones de funcionamiento que aún se mantienen, y en particular, temas que quedaron en segundo plano debido a la pandemia, pero que son prioritarios para el rubro, entre ellos, descentralización, sustentabilidad, adaptabilidad laboral, formalidad de los servicios turísticos e infraestructura”.

Mientras que Alberto Pirola, presidente de Hoteleros de Chile, aseguró que con este anuncio “estamos viendo la luz al final del túnel”.

“Viene la temporada alta y vamos a poder empezar a mejorar los ingresos y aumentar lo que necesitamos. Necesitamos que ingresen extranjeros, calculamos 1 millón 400 mil en el año contra 6 millones que teníamos en 2018″, comentó Pirola”.

Por ello, subrayó que “esta es una noticia muy positiva, agradecemos a la autoridad enormemente habernos escuchado, ha sido un trabajo muy arduo, hemos estado meses en conversaciones con las autoridades, fuimos escuchados”.

“Se demostró con estudios y todo que la homologación no era necesaria y que ya era algo que en el mundo no se estaba pidiendo y no teníamos por qué ser uno de los países más avanzamos en la vacuna y con las mayores restricciones en todo el mundo”, concluyó.

/psg