Los activos financieros -forwards de inflación- ya lo habían comenzado a anticipar. En agosto se podría alcanzar el peak del alza inflacionaria en términos anuales para luego comenzar a descender de manera pausada, pero sostenido. Y esa misma perspectiva es la que tienen en sus análisis los economistas quienes prevén que ya este mes debería registrarse el peak de inflación anual.

De esta manera, los expertos tienen una estimación para Índice de Precios al Consumidor (IPC) del octavo mes del año entre 0,8% y 1,2%, el cual llevaría a que los precios en su medición anual suban desde el 13,1% hasta el 13,6% o 14,1% respectivamente, siendo el máximo para este ciclo, ya que de ahí en más se espera que comience su reducción.

En la parte baja de las expectativas se sitúa el economista jefe de STF Capital, Sergio Godoy, quien espera un 0,8% para agosto. “Las presiones vienen de energía y servicios, en menor grado alimentos”, sostiene.

Un poco más arriba está la proyección de la economista del Observatorio del Contexto Económico de la Universidad Diego Portales (OCEC-UDP), Carolina Molinare, quien prevé un 1%. “Considerando que el escenario inflacionario se mantiene pesimista, se espera una inflación en dos dígitos hasta fines de 2022″, dice, sin embargo, espera que en agosto se alcance el peak para luego comenzar converger hacia la estimación que tiene para diciembre cercana al 12%.

Juan San Martín, economista de Bci también espera un alza de 1% principalmente por transporte, alimentos, vivienda y servicios. “La inflación alcanzará un 13,8% anual. Si no hay futuras sorpresas inflacionarias sería el peak”, sostiene.

Otro que espera una variación de 1% es Felipe Alarcón, economista de Euroamerica, quien además afirma que “las alzas se concentrarán en las mismas divisiones que han destacado en los últimos meses: transporte y alimentos. En los primeros, destacan las alzas de transporte aéreo y gasolina, con incrementos de 10,5% y 4,6%, respectivamente. En alimentos, en tanto, destacan las alzas de las carnes en general y de verduras de estación”.

En la parte alta de las proyecciones se sitúa Pavel Castillo, Gerente Intelligence de Corpa, quien prevé un alza en torno al 1,1%, “principalmente motivada por alimentos, transporte y servicios. Con este registro la inflación en 12 meses llegaría a 14%, siendo el máximo peak proyectado”. Y Alejandro Alarcón, académico de la Universidad de Chile apunta a un 1,2% impulsado por alimentos y transporte.

Perspectivas para fin de año

En marzo, el BC esperaba que la inflación terminara 2022 en 5,6%, luego en junio la subió a 9,9%. Sin embargo, a julio el IPC anual acumula un alza de 13,1%, su mayor nivel desde marzo de 1994 y ahora con las proyecciones de los economistas se ubicará más cerca de 14%. Por esta razón, para el cierre de año, el mercado tiene una previsión entre 11% y 13%, por lo que se espera que en el Informe de Política Monetaria (IPoM) de septiembre el Banco Central suba su última previsión de inflación de 9,9%.

Aunque la situación para el 2023 es un poco más auspiciosa, todavía estará por arriba de la meta del Banco Central de 3%. De hecho, los economistas esperan que el proceso de convergencia hasta ese nivel sea más lento de lo que el Central tiene incorporado, ya que lo ven recién hacia fines de 2024. En cambio, en su último informe el Central proyectó que a fines del próximo año la inflación estaría levemente bajo 3%.

Así, Felipe Alarcón sitúa en 5,6% el IPC para el próximo año. Sergio Godoy prevé un 5,5%, Carolina Molinare espera un IPC anual en 2023 de 5% y Juan San Martín en 4,3%. Por sobre el consenso está Alejandro Alarcón, quien la sitúan en 7%.

Con respecto a la política monetaria, los expertos afirman que el Central deberá subir en dos oportunidades más la tasa de interés. Hoy la tasa rectora se sitúa en 9,75% y las expectativas se empinan hasta 11% incluso.

/psg