La pasada semana se aprobó el segundo retiro del 10% de los fondos previsionales. Sin embargo, eso no significa que todos pueden optar a él.

De acuerdo a lo informado por la Superintendencia de Pensiones, 1.976.544 personas quedaron con saldo $ 0 luego del primer retiro del 10% concretado en agosto, esto porque esa primera ley -al igual que el proyecto que se acaba de aprobar- contempló un retiro mínimo de 35 UF (de tener ese monto), por lo que cualquier trabajador con esa cantidad o menos, que decidiera girar sus fondos, sacó todo. Ese número de cotizantes representa el 14,6% del total del sistema.

Un informe realizado por Unholster, empresa de BigData y DataScience, en base a información de la misma superintendencia, muestra dónde están estos casi dos millones de trabajadores que ya no tienen nada que retirar. Así, el documento da cuenta que las regiones donde más afiliados quedaron en cero fueron Ñuble (18,2%), el Maule (17,4%), La Araucanía (17,1%) y Los Ríos (15,9%).

Por comunas, los lugares donde mayor porcentaje de gente ya sacó todos sus ahorros previsionales son Pelluhue, con un 28,5%; seguido por Tortel, con un 26,7%, y Alto Biobío, con un 25,4%.

En tanto, en la Región Metropolitana el 14,1% de sus trabajadores está con saldo cero, lo que corresponde al 42,8% de todos los asalariados del país en esta condición. Aquí, destacan dos comunas entre las 25 con mayor porcentaje de trabajadores que agotaron todos sus recursos: Providencia, con 21,5% que equivale a 53.345 afiliados, y Santiago, que llegó al 20,8% de sus trabajadores sin fondos, correspondientes a 143.660 personas. Por el contrario, entre las comunas de la capital con menor tasa de trabajadores con saldo cero están Maipú (10,5%), Lo Barnechea (10,5%) y La Reina (10,7%).

“Este es un fenómeno no sólo de comunas pequeñas y más pobres, sino también de las grandes, donde sus habitantes pertenecen a la clase media y media alta”, plantea Cristóbal Huneeus, director de DataScience de Unholster. Además, temas como la edad de los habitantes de cada comuna también estarían jugando un rol, ya que a menor edad los ahorros son menores. Lo mismo pasa con los inmigrantes que llevan poco tiempo cotizando.

El experto sostiene que en los datos se aprecia, como tendencia general, que a mayor ingreso, menor es el porcentaje de afiliados que retiró el 100% de su saldo en la AFP. Esto, porque en promedio la gente que tiene ingresos más altos dura más tiempo en el empleo y, por lo tanto, acumula más fondos para su pensión.

De hecho, los datos muestran que el grueso de las personas que quedaron sin fondos está concentrado en las comunas donde el sueldo promedio es entre unos $ 350 mil y cerca de $ 700 mil. Huneeus destaca también que no se aprecia una relación con el desempleo. “En regiones donde una mayor proporción de los afiliados ya retiró la totalidad de su saldo, no equivale a un desempleo más alto. Esto puede ser porque la reactivación vía el consumo, producto del retiro del 10%, fue menor en comunas donde sus afiliados agotaron su saldo, porque retiraron menos recursos, que en regiones donde una menor proporción agotó su saldo y por lo tanto el retiro fue mayor”.

En las comunas donde hay más trabajadores sin fondos, es posible que el efecto reactivador de corto plazo sea menor que en el resto de las localidades. “Sin medidas claras de reactivación, con una economía aún cayendo, en muchas comunas el impacto del segundo retiro será mucho menor”, señala Huneeus.

Comenta

/gap