Y frente a ello, y al trabajo que ha realizado hasta ahora la Convención, el país se sigue separando entre optimistas o pesimistas. Algunos como Pía Mundaca aseguran que “no tenemos que ser catastrofisas” sino reconocer “que hay margen de mejora en las semanas que vienen”, mientras otros como Lucas Sierra, Matías Henríquez y Macarena Torres, advierten que lo importante es tener presente las fórmulas que acuerdo la Convención para reformar o remplazar la nueva Constitución, porque si la tentación es dejar todo atado y bien atado, eso podría hacer más difícil la aceptación de la nueva carta fundamental y de aprobarse, en el largo plazo se develará como lo que es un acto de soberbia”. Y ya sabemos eso de que la soberbia nunca es buena consejera.

Boletín semanal de Opinión de La Tercera .

/gap