Cuando empieza el reporte televisado del Minsal, Francisca Sanhueza (33) repite invariable los mismos pasos; sintoniza la radio, mutea el televisor y concentra su atención en el momento en que la transmisión “pincha” a la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza.

Allí solo tiene ojos para sus blusas; no importa si es de un suave color coral, o un sobrio azul pastel.

Luego, con su teléfono le toma una foto a la pantalla. Pasará directo al flujo de fotografías de una llamativa cuenta de Instagram, llamada de forma elocuente, Blusas de Paula Daza.

En las últimas semanas del abril más otoñal del siglo, cada fotografía recibió la generosa aprobación en forma de likes y corazones de los más de 65.000 seguidores. “Al principio eran dos, tres me gusta y de repente la cuestión explotó. Fue algo que casi que sentimos que se nos escapó de las manos”, cuenta Francisca, al teléfono con La Cuarta.

Diseñadora industrial de profesión que trabaja freelance desde su hogar, ella explica que la intención de levantar la cuenta en Instagram salió casi como un divertimento simpático en los días de confinamiento. “Empezó como una idea bien inocente la verdad”, dice.

“Estábamos con unas amigas comentando unas blusas que tenía la Daza; harto color, harta forma -sigue-. Había una bien famosa, con unas caras. Y comentamos que se nos estaba dando en bandeja la oportunidad de hacer un Instagram”.

Rápida e intuitiva, Francisca comprendió el potencial de la idea.

“Iba a haber siempre mucho material, porque ella en cada reporte aparecía con una blusa diferente, y eso era notable para nosotras. Nos llamó la atención. Y como hay Instagram de todo, de lo que sea encuentras algo, quedaba en bandeja. Era una foto de cada blusa, cada día”.

Y así decidió tomar una foto a la pantalla en cada fogonazo televisivo de las blusas. ¿Y si no alcanza?

“Hay gente que, sin que la hayamos pedido, nos comparte la foto. Cuando sale en alguna nota de prensa en regiones y está hablando de algo, nos mandan la foto. Y ahí siempre se le responde: ‘Gracias por los aportes’”.

“Pero la gracia -aclara Francisca- es sacarle la foto a la tele como si hubiera un espectador detrás”.

Explota Instagram

En principio, el alcance de la cuenta era modesto.

“Eran, tres, cuatro me gusta, así que dije: ‘Esta cuestión no prendió’. En un momento perdimos el interés. De repente había gente que pasaba a comentar o que preguntaba: ‘Oye ¿esa blusa dónde la compro?’, y la respuesta era ‘Esta pregunta la responderá la subsecretaria Paula Daza’’.

Sin embargo, todo cambió en abril. Acaso como un milagro de Semana Santa, la bendición de los algoritmos hizo lo suyo.

“Hubo un chiquillo, no se como se llamará, que tiene una cuenta en TikTok -recuerda-. Hizo un video corto, bien chistoso, en que contextualiza quien era la subsecretaria. En un momento dice ‘y más encima tiene un club de fans que suben fotos todos los días con su ropa’. Ahí la cuestión explotó”.

Más aún, cuando en el reporte del jueves 29 de abril, el siempre compuesto ministro Enrique Paris, reparó en que la subsecretaria varió su estilo. “Hoy día no está con blusa, está con Beatle verde. Verde esperanza, que es la esperanza que tenemos nosotros en que esta pandemia avance negativamente y logremos superarla”, señaló en tono de broma.

“¡Nos reímos mucho! -recuerda Francisca sobre ese momento de culto-. Nunca nos imaginamos que iba a llegar a ese nivel de conocimiento las blusas”.

Siútico, pero en broma

“Hoy vemos una fresca blusa rosa pálido, corte clásico sin mangas para período estival. Estupendo”, reza la descripción de una fotografía publicada en la cuenta. Al modo de pie de foto tomado desde las páginas de esas añosas revistas, en que las modelos lucían sus bien cuidados conjuntos.

Para Francisca, todo es parte de un estilo más relajado que desea imprimirle a la cuenta. “Yo creo que por ahí para darle algo de interés y algo de humor, se ocupa un lenguaje medio siútico. La idea era hacer como una pequeña sátira de eso, para darle harta risa”.

Sin embargo, reconoce que los tejemanejes del vestuario no son lo suyo. Entonces ahí recurre a las palabras de las que saben.

“Mi mamá siempre fue buena para vestirse con harto color, como bien preocupada de la tela de la ropa y mi abuela era modista, hacía trajes -detalla-. Entonces hay un tema como de herencia, de chica la escuchaba hablar que alguien en la tele ocupaba un traje de tal tela, eso quedó un poco en la memoria”.

-¿Cuáles son tus blusas favoritas de Paula Daza?

-La de las caras y esta que aparece como tigre, una verde turquesa como animal print. Preciosa.

Ecléctica y única

Hasta ahora, en la casilla de mensajes de la cuenta solo hay comentarios de los seguidores, y más allá de la broma de París en el reporte, nadie del Minsal ha pasado por allí. Menos la dueña de las blusas homenajeadas. Francisca prefiere que sea mejor de esa forma. Que todo se mantenga como una humorada cruzada por referencias a colores, telas y cortes.

“Yo siento que de alguna forma es bueno que se quede así porque creo que para ella debe ser extraño que alguien la esté mirando sagradamente en cada transmisión, le saque fotos y la describa. Entonces por ese lado hemos intentado tener una postura súper respetuosa independiente de lo que ella diga o no diga, porque en el fondo, el Instagram es de las blusas”.

Con su hablar pausado, pero enfático en algunas palabras, Francisca remarca el sentido de la cuenta. “Nos interesa que ella no quede como chaleco de mono, porque alguien puede llegar e insultarla y tampoco es la idea exponer su imagen gratuitamente. No sé si en algún momento por las vueltas de la vida llegamos a tomar once a La Moneda con la Paula Daza, pero no sé si ella querrá conocer algo así”.

Por ahora, Francisca siente que esta ventana a los likes, es una manera de hacer algo más llevadera su semana laboral en confinamiento. “Como todos, uno no se acostumbra, después te acostumbras; de repente quieres silencio, después quieres ruido. Entonces el tema del Instagram ha servido para salir de la rutina, para entender que hay gente igual de aburrida que uno que quiere hacer una diferencia en su día a día”.

-¿Cómo definirías el estilo de Paula Daza?

Francisca lo piensa un poco. “Es complicado”, dice.

Pero luego se explaya, pronunciando con cuidado cada palabra como si fuera un reporte para una publicación de otro tiempo. “Muy elegante, ecléctica, única. Y sobre todo, atrevida. Porque entre tanto mundo gris y serio en que finalmente todos su compañeros están vestidos con esas camisas como de papá, aparece ella, rupturista, con sus colores y sus formas”.

/Entrevista de Felipe Retamal para La Cuarta

/gap