En el debut de su late por las pantallas de Chilevisión, Pero con respeto, Julio César Rodríguez tuvo como invitada estelar a la actual subsecretaria de Salud, Paula Daza.

La doctora, precisamente, en el último tiempo se convirtió acaso en el rostro más visible del gobierno durante la crisis sanitaria, incluso siendo premiada con el Copihue de Oro por el mismísimo diario pop.

Por su paciencia y buena onda, en medio de cada uno de los balances, tomando la palabra para contestar luego de la ya mítica frase que suele pronunciar el ministro Paris: “La siguiente pregunta la contestará la subsecretaria Daza”.

Pero también por un elemento no menos improbable que llamativo: su outfit. Uno de los temas que se instaló de igual manera en la antesala de cada balance es observar cuál será la blusa que vestirá la doctora.

De hecho, sus blusas alcanzaron tal repercusión que los usuarios crearon un perfil dedicado en las redes sociales. @Blusasdepauladaza se llama en Instagram y al cierre de esta noticia suma más de 21 mil 900 seguidores.

Sobre esta situación, la propia doctora se refirió en conversación con Julio César.

Las blusas de Daza

“Me sorprendió, sí que me sorprendió, porque algo que nunca he sido es ser muy preocupada de la moda”, sostuvo la subsecretaria frente al fenómeno que logró su vestimenta.

Y explicó de dónde viene esa tendencia: “Mi papá era una persona muy cuidadosa, respetuoso, nunca iba a decir algo que le molestara a otro, nunca una mala palabra, era tremendamente diplomático, pero tenía un punto: le gustaban las corbatas de colores”.

Luego recordó una anécdota: “Nosotros, me acuerdo en Uruguay que vivíamos, íbamos a una piscina y él usaba una salida de baño pero floreada, te estoy hablando hace cincuenta años. Entonces, los hijos entrábamos en la piscina y él entraba por un lado, porque no nos atrevíamos a entrar con él, nos daba un poquitito de vergüenza”.

“Quizás saqué un poco de él, pero contarte, por otro lado, que a mí me sorprende, porque me preguntan en las redes ‘¿y esa chaqueta?’, y yo tengo ropa de hace 30 años… entonces uno dice ‘bueno, algo que fue moda hace 30 años, hoy de nuevo probablemente está’”.

Luego consultada por la cuenta de Instagram, la doctora aseguró que los veía, no siempre pero que estaba al tanto, y continuó: “A lo mejor es bueno usar un poco los colores fuertes, porque otra cosa que me dicen es que tengo los ojos medios chicos, caídos después de un año, así que entonces a lo mejor ocupar estos colores así hace que la gente mire las blusas y no me mire la cara”.

Para cerrar, la doctora también reveló quién la “asesora”:

“La que me compra la ropa es mi hija, tengo una hija de 21 años y ella es la que compra… ‘mamá, te compré esta blusa, te compré esto’…, pero no es más que eso, como cualquier mamá”, dijo.

Revisa acá el capítulo completo:

/gap