Este lunes la Comisión de Mujeres y Equidad de Género de la Cámara de Diputados rechazó la idea de legislar el proyecto que modifica el Código Penal para despenalizar el aborto consentido por la mujer dentro de las primeras catorce semanas de gestación.

A casi siete meses de que el proyecto ingresara para su discusión en comisión, se desestimó por 6 votos a favor y 7 en contra. Y entre quienes rechazaron la iniciativa está la diputada de la Democracia Cristiana Joanna Pérez. Con esto, pasará a Sala con la recomendación negativa de la instancia.

Fue precisamente este último voto el que causó polémica, luego de que la abanderada de la Democracia Cristiana y presidenta del Senado, Yasna Provoste comprometiera el apoyo de la DC a la iniciativa. “Me la jugaré para que diputados DC apoyen en la Sala la iniciativa. Las mujeres de Chile merecemos más”, publicó a través de su cuenta de Twitter.

Tras las declaraciones de Provoste, distintos parlamentarios emplazaron a la senadora asegurando que cometía un error al intentar alinear a su partido en asuntos valóricos. Fue, incluso, un histórico democratacristiano, Ignacio Walker, quien tuiteó: “Se equivocan quienes piden o exigen a Yasna Provoste que ‘ordene’ a los parlamentarios DC en materia de aborto: este partido no es un rebaño y en temas valóricos se vota en conciencia!”.

Por su parte, los diputados Daniel Verdessi -jefe de bancada- y Jorge Sabag, junto con el exsecretario del partido, Víctor Maldonado, coinciden en que al tratarse de un tema “delicado” y ligado al ámbito valórico se debe respetar la votación de cada uno de los parlamentarios.

“Libertad de conciencia”

Ante la intención de Provoste de alinear al partido para aprobar las despenalización del aborto, el diputado Sabag asegura que este “es un tema de conciencia y por eso creo que no puede haber órdenes de partido y alineamientos en torno a una candidatura presidencial. Por favor, este es un tema de conciencia que toca un derecho humano fundamental como es el derecho a la vida, por lo tanto, en estos temas siempre tendría que haber una tregua o tendría que haber un respeto a la conciencia de cada parlamentario”.

Sabag lamenta que sea precisamente en esta etapa preelectoral que se haya descongelado la discusión en la comisión, porque acusa: “Se ha puesto este proyecto como una suerte de moneda de cambio para obtener poder político, es obsceno tratar de condicionar el apoyo”.

Pero el tema se instaló ya en la contingencia. La abanderada del Partido Socialista Paula Narváez acusó a “sectores de la DC” de “bloquear cambios”. “La Democracia Cristiana desde hace tiempo ha tenido sectores que no han impulsado las transformaciones y los cambios de manera decidida”, cuestionó Narváez desde Viña del Mar. Esta no es la primera vez que se utiliza el tema como bandera política en la previa a la consulta ciudadana de Unidad Constituyente a llevarse a cabo el próximo 21 de agosto. El radical Carlos Maldonado fue el primero en comprometer el apoyo de Provoste en cuanto a la despenalización del aborto en el debate televisado del 2 de agosto, al emplazarla directamente sobre el tema.

“Ella es candidata. Lo más probable es que va a ser la candidata de Unidad Constituyente, y en ese sentido ella trata de acercarse al mundo más liberal, pero yo no creo que sea su propia convicción”, opina Sabag. Esto, porque en 2017, mientras se debatía el proyecto que despenalizaba el aborto en tres causales -inviabilidad del feto, riesgo de la madre y violación-, si bien Yasna Provoste votó a favor de la iniciativa en general, se manifestó en contra de la causal de inviabilidad del feto.

Respecto a esto, el exsecratario de la DC, Víctor Maldonado recalca que “en los temas valóricos o complejos la gente se divide en dos: los que se cierran a discutir y los que se abren a discutir. Creo que Yasna se abre a la discusión, aunque ella pueda tener sus propias opiniones más cristianas que el resto”.

Eso sí, el diputado Daniel Verdessi aunque comparte la opinión de respetar la “libertad de conciencia, donde cada parlamentario tiene todo el derecho a tener una posición contraria, la bancada puede conversar con la senadora Provoste y aprobar lo básico que es la idea de legislar, pero nosotros no aceptamos chantajes electorales de ningún sector”.

En todo caso, Maldonado asegura que, pese a este “desliz”, la Democracia Cristiana seguirá respaldando la candidatura de Provoste, “pero en la cultura del respeto a la conciencia en temas valóricos que ha existido siempre. Es un tema de respeto mutuo entre posiciones diversas, no estaríamos en el universo en el que estamos si no tuviéramos ese conflicto”.

Niegan intento de boicot

Desde el Congreso el senador Guido Girardi acusó un intento de boicot a Provoste. “Lamentable la votación de la derecha y de Johana Pérez DC, quienes piensan que una mujer por estar embarazada pierde sus derechos civiles y su dignidad como persona al impedir su derecho a decidir. Seguramente fue para afectar a Yasna Provoste pero daña a todas las mujeres”. La diputada Joanna Pérez era la “generalísima” en la campaña de Ximena Rincón, obligada a declinar su opción presidencial, en favor de Provoste.

No obstante, otros parlamentarios apuntan a una diferencia de opiniones y no a una disminución en el respaldo a la campaña de la Presidenta del Senado.

“Aún con la diferencia de opinión que puede haber dentro de la Democracia Cristiana, toda la DC está con la candidatura de Yasna y su apoyo no significa que se esté a favor del aborto libre”, explica Verdessi. Al mismo tiempo, apunta a que la postura de la senadora responde a un rol de candidata y “mujer de Estado” que avanza hacia “poner todos los temas sobre la mesa”.

“Yo voy a votar en contra, pero en ningún caso voy a poner entre paréntesis mi apoyo a la candidata que, más allá de las diferencias que podamos tener en este tema y en otros, creo que es la mejor opción que tiene el país hoy día para transitar hacia un cambio con gobernabilidad”, agrega Sabag.

¿Y con los “presos de la revuelta”?

En los próximos días también se votará el proyecto que indulta a los denominados “presos de la revuelta”, que considera aquellas personas privadas de libertad a raíz de sucesos ocurridos en el margen de las manifestaciones del 18 de octubre de 2019. La iniciativa fue firmada por la Presidenta del Senado, sin embargo, en este caso tampoco lograría alinear a su partido para votar a favor.

Para Verdessi será de vital importancia cómo se presenta la totalidad del proyecto. En todo caso plantea que si incluye la firma de la senadora “va a considerar elementos que busquen la paz social, a través de un análisis profundo de cada uno de los casos donde no estén incluidos delincuentes de larga trayectoria”.

Además, dice el legislador, dependerá del número de indultos que se quiera realizar. “Hay una variabilidad de casos que van de 800 a 20, yo por lo menos he revisado algunos y me parece que tiene sentido la propuesta de Yasna en búsqueda de lo que es la paz social, pero siempre argumentado a derecho y donde existía justicia real”.

Maldonado sostiene que se debe realizar un listado corto respecto de gente involucrada en manifestaciones y protestas donde la idea es “amnistiar a quienes son ciudadanos comunes que se vieron involucrados en situaciones violentas y fuertes. Si el listado se logra y es acotado es posible, si es infinito nunca va haber voto suficiente”.

Sin embargo, entre los mismos parlamentarios hay división respecto a la votación. “Por lo menos de mi parte, va a haber un desacuerdo porque esa ley significa en la práctica poner la violencia en las bases de nuestra institucionalidad como una herramienta para provocar cambios”, asevera Sabag para quien esto sería una amenaza a la democracia y a la conducción del país.

“La democracia se basa en el diálogo, en la legítima pluralidad de opiniones y no en que alguien tenga que usar la violencia para imponer sus puntos de vista. Si nosotros establecemos una ley de amnistía o indulto, estamos legitimando la violencia y eso podría ser utilizado el día de mañana por otro grupo que también tiene ideales de bien para la sociedad y usan la violencia”, subraya Sabag.

Desde la interna del partido comentan fuera de micrófono que sería un “error” por parte de la senadora avanzar en esta materia considerando el contexto actual donde existe un gran preocupación por la seguridad, y este proyecto “refuerza la imagen de impunidad de la delincuencia”.

Por Francisca Escalona para El Líbero

/psg