La bancada de diputados de Renovación Nacional (RN) mandó una carta al secretario general de Naciones Unidas, Antonio Gutierres, con el fin de manifestar “preocupación por la constante intromisión de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos en asuntos de política interna chilena”, Michelle Bachelet.

De acuerdo a la carta que tuvo acceso La Tercera, los parlamentarios apuntan a los dichos de la expresidenta de Chile sobre su postura en relación a la propuesta de nueva Constitución que será plebiscitada el próximo 4 de septiembre, recalcando que “se trata por cierto de un debate que se ha tomado la agenda política de nuestro país, y que a partir de los estudios de opinión de las últimas semanas tiene un pronóstico incierto, lo que hace aún más recomendable proscribir toda injerencia de funcionarios internacionales”.

En concreto, la exjefa de Estado sostuvo una entrevista con el medio internacional Bloomberg donde expresó su apoyo al borrador de nueva Carta Fundamental. Entre otras cosas, dijo que “espero que se apruebe, creo que debería aprobarse” y aunque aseguró que “no he leído el último documento porque no está listo. Se acaba de resolver”, subrayó que “está ofreciendo un nuevo contrato social basado en un bonito proceso nacional legal”.

La misiva continúa indicando que “tan sólo 48 horas después de haberse publicado el primer borrador de la propuesta constitucional elaborada por la Convención Constitucional, la Sra. Michelle Bachelet ofrece una entrevista (…). Estas declaraciones fueron hechas sin que aún se conozca una versión final del proyecto de nueva norma fundamental que será plebiscitada, lo que da cuenta de un grado de imprudencia impropia de su estatus”.

“Esta actuación ha sido reiterada y deja en evidencia su voluntad de seguir participando de manera activa en los asuntos políticos chilenos valiéndose de su estatus internacional y de la ascendencia como ex Jefa de Estado”, se lee en el texto.

Con todo, enfatizan en que “es claro que a la Sra. Bachelet no se le puede exigir, ni prohibir carecer de una opinión formada y decidida acerca del devenir de los asuntos de su país”, pero que “sí es del todo relevante supeditar dicha atribución con los deberes que le impone el cargo que hoy desempeña”.

/psg