El ministro vocero de Gobierno, Jaime Bellolio, analizó este martes la nutrida carta de candidatos presidenciales que ayer se inscribieron hasta última hora ante el Servicio Electoral (Servel). En total, serán siete nombres que se suman a Gabriel Boric (Apruebo Dignidad) y Sebastián Sichel (Chile Vamos) quienes ya tenían asegurado un lugar en la papeleta de noviembre, tras ganar las primarias.

Según analizó la autoridad, el que haya varios candidatos “obedece a la situación política que la que estamos hoy, hay un momento identitario importante, distintas visiones y serán los ciudadanos quienes escojan a quienes tienen el mejor proyecto de país”, dijo esta mañana a radio Cooperativa.

En ese sentido, dijo esperar que el debate que ahora emerja sea “en torno a ideas, sin ataques”, esto porque en su diagnóstico actualmente se está dando un debate “en contra de una persona, ad hominem, de tratar de pegarle a un a persona por él, por su nombre inclusive”.

Frente a las críticas que han existido frente a la “continuidad” que representaría Sebastián Sichel para el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera -entre ellos, dichos emanados de Gabriel Boric y José Antonio Kast-, el secretario de Estado fue tajante: “No hay dudas de que no hay ninguna opción que el próximo gobierno sea de continuidad, porque Chile está en un proceso de cambio muy profundo, por lo tanto cualquier gobierno que venga más adelante, va a ser un gobierno de cambio. Entonces tratar de configurar (así) a alguno yo lo veo como parte de la estrategia política de, al no poder sostener sus propias ideas, pegarle al del frente”, criticó.

Consultado por el respaldo que podría dar el Presidente Piñera a Sichel en este último tramo, Bellolio dijo que “obviamente Sichel es el candidato del pacto ex Chile Vamos (Chile Podemos+) y quien ganó las primarias con más de 1,3 millones de personas que concurrieron a votar. Él se siente orgulloso de haber sido ministro y nosotros nos sentimos orgullosos de que lo haya sido”.

Con todo, reiteró que los legados “se escriben ex post, no antes”, apuntando a que cuando se hable del legado del Mandatario se hablará “del estallido, de la pandemia, de la recuperación, de las vacunas y ojalá que podamos recuperar los trabajos perdidos, de la red de protección social”.

Por eso, “la lógica de decir es ‘continuismo’ es como tratar de pegarle, pero ningún gobierno es continuista en un cien por ciento, pero tampoco parte desde cero. Porque obviamente hay políticas que son de Estado. No me imagino que haya un próximo gobierno que diga no vamos a vacunar más, o que borre el Registro Social de Hogares”.

“Lo que nos queda es que las elecciones -primera vuelta con las parlamentarias y eventual segunda vuelta- sean transparentes, participativas y bien informadas, y con seguridad tanto sanitaria como pública”, zanjó.

/psg