Y si de acostumbramiento a la violencia se trata, para Juan Ignacio Brito lo que vivimos por estos días en La Araucanía suena a historia repetida. “Cambian los actores y sus posiciones, pero la sensación de déjà vu es la misma”.

Fracaso del Estado y de la política, porque “mientras las autoridades comentan y opinan, la violencia militarizada escala”, apunta Brito. Y el problema, según él, es que lo que el “mandatario dice que no está dispuesto a aceptar” (eso de que no va a tolerar que la violencia se imponga como método de resolución de conflictos) “es justo lo que viene sucediendo hace años en la macrozona sur”.

Y lo que eso permite vislumbra al final, según Brito es que la autoridad carece de una estrategia para enfrentar la crisis”. Tiempos violentos.

/boletín semanal de Opinión de La Tercera Por Juan Paulo Iglesias

/gap