Las sanciones internacionales penalizarán a la economía rusa este año menos de lo esperado, afirmó este martes el FMI, mientras que, por el contrario, los países europeos sufren más de lo previsto.

El crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de Rusia se contraerá un 6,0% en 2022, vaticina el Fondo Monetario Internacional, mucho menos que el 8,5% pronosticado en abril.

“Se estima que la economía de Rusia se contrajo durante el segundo trimestre menos de lo proyectado anteriormente, y las exportaciones de petróleo crudo y productos no energéticos se mantuvieron mejor de lo esperado”, señala el informe.

“Además, la demanda interna también está mostrando cierta resiliencia” debido a los esfuerzos por contener el efecto de las sanciones en el sector financiero nacional y a que el mercado laboral se ha debilitado menos de lo esperado, agregó el Fondo.

/gap