Un equipo internacional de astrónomos ha confirmado 60 nuevos exoplanetas en los datos registrados por el ya retirado telescopio espacial Kepler de la NASA.

Algunos de los planetas recién descubiertos podrían convertirse en objetivos tentadores para el Telescopio Espacial James Webb, que ahora se está ajustando para sus primeras observaciones este verano. Se espera que el telescopio Webb busque signos de atmósferas alrededor de algunos exoplanetas y, potencialmente, determine algunos de los gases y moléculas presentes. Esta serie de nuevos planetas también ayudó a impulsar el recuento de exoplanetas confirmados de la NASA más allá de la marca de 5.000 en marzo de 2022, informa la NASA.

Entre los nuevos hallazgos destacan un “sub-Saturno”, un planeta gaseoso un poco más pequeño que nuestro propio Saturno, llamado K2-399 b, que es el más caliente del grupo recién confirmado. Gira alrededor de su estrella con tanta fuerza que un “año” en este mundo, una vez alrededor de su estrella, dura menos de un día. Eso eleva la temperatura estimada del planeta a más de 2.500 grados Celsius. El más frío de los nuevos planetas es otro sub-Saturno, K2-387 b, con una temperatura estimada de 67 grados Celsius).

También destaca K2 384, un nuevo sistema de cinco planetas que van desde el tamaño de la Tierra hasta el tamaño de un “mini-Neptuno”, en cierto modo se asemeja al ahora famoso sistema TRAPPIST-1: siete planetas del tamaño de la Tierra que orbitan alrededor de una estrella enana roja. Los nuevos planetas también orbitan una enana roja, aunque a diferencia de TRAPPIST-1, sus temperaturas estimadas probablemente los harían demasiado calientes para ser habitables. Aún así, como TRAPPIST-1, este sistema podría ser un candidato principal para la investigación de atmósferas planetarias. A medida que los planetas c, d y e cruzan la cara de su estrella, la luz que brilla desde la estrella y a través de sus atmósferas podría ser capturada por Webb u otros telescopios espaciales futuros, lo que permitiría a los científicos leer las “huellas dactilares” de las moléculas atmosféricas.

Asimismo, el planeta K2-408, llamado “súper Tierra” porque podría ser un mundo rocoso más grande que el nuestro, es de gran interés para los astrónomos por lo que potencialmente no tiene. Aproximadamente 1,7 veces más grande que la Tierra, este planeta orbita una estrella similar a nuestro Sol, excepto por una diferencia crucial: es extremadamente “pobre en metales” o carece de elementos más pesados. Es, de hecho, la segunda estrella más pobre en metales que tiene un planeta a su alrededor.

Los datos de los nueve años de observaciones de Kepler todavía están siendo analizados por equipos científicos de todo el mundo. La última cosecha de 60 planetas proviene de la segunda misión de Kepler, llamada K2. A pesar de las observaciones más limitadas debido a problemas mecánicos, la campaña K2 encontró casi 500 nuevos planetas y más de 1.000 exoplanetas candidatos.

UNA POSIBLE EXOLUNA GRANDE COMO URANO

La revisión de los datos de Kepler también reveló otro hallazgo potencialmente significativo: una posible exoluna. Se espera que los planetas alrededor de otras estrellas tengan lunas, al igual que los planetas de nuestro sistema solar, pero reunir pruebas claras de exolunas es una tarea difícil. Su tamaño típicamente pequeño y su inmensa distancia los hacen mucho más difíciles de detectar que los exoplanetas.

La nueva posible exoluna, Kepler-1708 b-i, sería muy grande para una luna, aproximadamente 2,6 veces más grande que la Tierra. Estaría orbitando un planeta confirmado del tamaño de Júpiter, en órbita alrededor de una estrella similar al Sol a más de 5.400 años luz de distancia de la Tierra. Es el segundo candidato a exoluna “inesperadamente grande” identificado por los astrónomos; el primero, Kepler-1625 b-i, se reveló en 2018: una posible luna del tamaño de Urano que también orbita un planeta del tamaño de Júpiter.

A pesar de que los datos insinúan la presencia de estas exolunas, los científicos involucrados en ambos descubrimientos dicen que requerirán más observaciones antes de que puedan considerarse validados.

/psg